AZUL DE ULTRAMAR

SABINA PONS

Padre mallorquín, madre alemana. He crecido junto al Mediterráneo. Soy licenciada en Ciencias de la Información y Graduada en Historia del Arte.

Esto es el colmo

Cuando Claude Monet pintaba un acantilado o un puente o una barca, no pintaba solo un acantilado, un puente y una barca, pintaba la impresión que esos motivos provocaban en sus sentidos.

Al final de una larga y agotadora jornada de playa, cuando la mayor parte de los bañistas se ha marchado, suele sobrevenir un extraño fenómeno que yo denomino «El Colmo». Es una emoción ambigua, que se aloja entre el corazón y las costillas flotantes (aprox.) y que coincide con el ocaso. La arena, que horas antes, al llegar, era del color y la textura de la harina candeal, ahora es una masa grumosa, amasada por miles de pies, maltratada por la humedad y el bullicio. El sol se pone y permite que la mirada descanse por fin en el mar.

Durante horas el agua ha repelido cualquier contacto visual: la superficie brillaba como un cuchillo y mirarla dolía. Ahora, además, al mismo tiempo que la luz declina, el cielo adquiere textura y aparecen los azules, los malvas, los dorados, los púrpuras. Un alivio cromático que ocupa el lugar de la lámina blanca e inmisericorde que nos ha achicharrado los cascos desde el mediodía.

De repente se oye el flujo y el reflujo de las olas. De repente llega una brisa fresca que estremece la piel de los brazos. De repente se puede oler el alga que flota, el guijarro todavía caliente, el salitre depositado en ondas en la orilla mojada. Es entonces cuando todos los instantes del día que ahora acaba, todos los baños, los paseos, las siestas y las risas, convergen en un segundo y uno se da cuenta de que la jornada le ha colmado, de que no se le puede pedir más al verano.  

Cuando Claude Monet pintaba un acantilado o un puente o una barca, no pintaba solo un acantilado, un puente y una barca, pintaba la impresión que esos motivos provocaban en sus sentidos. Sus lienzos son como un escáner cerebral de la emoción de un instante. Pero captar el momento es incompatible con la pincelada primorosa y el acabado aterciopelado, por eso Monet y la pandilla de los impresionistas componían sus cuadros mediante pinceladas cortas, vibrantes, cargadas de pigmento. Porque la luz de las nueve de la noche de un día de agosto no es la misma que la de las ocho o la de las siete y, por tanto, no estimula la misma emoción en el espectador. 

Monet pintó una cincuentena de cuadros en la costa normanda: al amanecer, a pleno sol, con nubes, con lluvia, a media tarde. A veces hay pescadores, otras veces hay barquitos, en alguno aparece su mujer, pero el tema, para el artista, es lo de menos. Quiere captar lo efímero, la existencia que se despliega ante nuestros ojos en toda su magnificencia y a la que apenas prestamos atención. 

Monet detecta la sombra plateada de una ola y ¡chas! la coloca en el cuadro, y luego localiza el resol anaranjado en la parte más alta del acantilado y ¡chas! lo dibuja como una línea de luz. Ah, ese azul frío en la arena de la tarde; ah, ese oro pálido que parece prolongarse más allá del lienzo. 

Es el final de una larga y agotadora jornada de playa. Hay que levantar el campamento y unirse a la procesión de cuerpos exánimes que se dirigen hacia los coches. El tiempo apremia porque hay que conducir hasta casa, duchar a los niños, preparar la cena. Pero si uno aguanta unos minutos más, apenas media hora, y entierra los pies en la arena y se cubre los hombros con un pareo y se sienta erguido mirando el mar, un vibrante Monet se va a abrir en el horizonte y uno notará un burbujeo entre el corazón y las costillas flotantes (aprox.) y se dirá a sí mismo que no necesita más, que este sol y este cielo y esta playa y esta piel bronceada y salobre son el colmo de la existencia. 

Claude Monet culminó su larga carrera con la serie Nenúfares. Para muchos estudiosos del arte, estos inmensos lienzos empastados de color y de formas difusas prefiguran la abstracción. La mayoría de ellos pueden contemplarse en el Musée de l’Orangerie, en París.

La cuenta de Instagram @cmbynmonet, que superpone escenas de la película Call me by your name (2017) a paisajes de Claude Monet, acumula casi cincuenta mil seguidores.

Impresión, sol naciente, el cuadro que pintó Monet en 1872, se considera el pistoletazo de salida del movimiento impresionista. Fue el crítico de arte Louis Leroy el que bautizó al movimiento al referirse a la exposición -con bastante sarcasmo- como “La exhibición de los impresionistas”. 

Sin (tanto) miedo

Quiero creer que mi cuerpo no es más que un contenedor del alma indiferente al espacio y el tiempo

Un respeto

La Ola, del pintor ruso Iván Aivazovski, replica la impotencia de quien se enfrenta a la naturaleza más hostil

Y qué le voy a hacer si yo...

Sorolla nos retrotrae a la euforia de la libertad, la sal en los labios, las arrugadas yemas de los dedos y las bicicletas sin candado en esta obra llena de luz y movimiento

Nacida de la mar y el cielo

Al contemplar ‘El nacimiento de Venus’ sentimos que la primavera está a punto de estallar sobre la Tierra y que el amor está llamado a convertirse en la fuerza motriz de la vida.

Al desguace

El último viaje del Temerario, veterano de Trafalgar, tuvo lugar el mismo año en que se inauguró la primera línea transatlántica en un buque vapor. William Turner nos conmueve al captar en esta obra el fin de una época.

La ola detenida

La gran ola del maestro Hokusai es la primera de la serie de estampas ‘Treinta y seis vistas del monte Fuji’