CON SENTIDO COMÚN

GABRIEL DOLS

He presidido la Asociación de Navegantes (ADN) Mediterráneo durante cuatro años. Antes fui presidente del Club Nàutic S’Arenal (8 años) y formé parte de la Junta Directiva de la Federación Balear de Vela. Soy regatista por "navegación". Abogo por un mar en libertad y al alcance de todos los ciudadanos. No hay mejor motor que el sentido común.

Formentera, el futuro que les espera a la Islas Gimnesias

Las prohibiciones sin sentido y la demagogia verde amenazan con convertir Baleares en el paraíso exclusivo de adinerados foráneos

El paraíso de Formentera está cada vez más lejos de los residentes en la Isla.

Los antiguos griegos dieron a las dos islas mayores de Baleares -Mallorca y Menorca- el nombre de Islas Gimnesias. Pues bien, las Islas Gimnesias e Ibiza ya tienen hacia dónde mirar si quieren ver como será su futuro no muy lejano; basta dirigir la vista hacia el “paradís de Formentera”. No por nada especial, sino porque, al ser la menor, es donde la gestión actual que se está haciendo en nuestro archipiélago muestra sus primeros frutos.

Al contrario que mucha de la clase política gobernante, cualquier ciudadano medianamente sensato sabe que, frente a cualquier tema, las soluciones válidas y duraderas nunca han estado en los extremos; siempre hay que buscar el equilibrio, como elemento valedor de  futuro.

Cuando el poder los endiosa, los políticos se creen elegidos para legislar y prohibir “a diestro y siniestro”, pero más pronto o más tarde el búmeran que han lanzado con tanta fuerza contra los mortales ciudadanos vuelve hacia ellos; no directamente, sino en forma de lo que más temen: ocasionando la pérdida de parroquianos votantes. A partir de ahí empiezan las preocupaciones.

No se dejen engañar por la demagogia verde y política de “saturación, turismofobia, sostenibilidad”… Todas estas palabras se utilizan como armas arrojadizas para poder llevar a cabo una gestión visceral que algunos gobernantes tienen reprimida y que nos señala como culpables. Ellos, nuestros salvadores, nos exigen, además, gratitud por redimirnos de los “desastres” de las generaciones anteriores, responsables de los males que aquejan a nuestra tierra.

En ocasiones podemos contemplar la contradicción personificada en ciertos políticos. Los nuestros se congratulan de ser la primera comunidad en tener menos paro, más gente trabajando… Pero, señor, si no fuera por todo lo que usted critica, seríamos una comunidad del montón. Es más, si no fuera por el trabajo y esfuerzo de las generaciones anteriores y la iniciativa privada, a saber dónde estaría usted.

En Formentera han prohibido y regulado todo lo que se podía prohibir y regular, haciendo uso de las armas arrojadizas que mencionaba antes. ¿Y ahora qué?

Este verano, paseando por el puerto de La Sabina, podías elegir: hacia Levante se veían amarrados grandes barcos, que no creo que fueran de residentes; si paseabas hacia Poniente, era  triste comprobar que las embarcaciones locales han desaparecido. Todo un abrigo portuario hecho a medida de cualquier cosa menos de la náutica social, que, por cierto, tenía un pequeño reducto a s’Estany des Peix que la demagogia verde también ha castrado.

En poco tiempo tal vez asistiremos a la desaparición de muchos de los locales comerciales portuarios de gente vinculada a la Isla desde hace décadas, a mayor gloria del capital extranjero que poco a poco está colonizando todos nuestros puertos.

Pero hete aquí que el nuevo reglamento de Costas afecta a muchas familias de la Isla, a muchos trabajadores… Y que, con todo el revuelo que ha provocado, hay muchos votos en juego. Al “cazador cazado” resulta que ahora no le gusta lo que ve y dice que no es una norma hecha de forma equilibrada, que “no compagina el medio ambiente con un desarrollo de una actividad económica…” y anuncia que quiere sumarse al contencioso-administrativo contra Costas que presentará el Consell de Ibiza. En Mallorca pasa lo mismo, pero prima más contentar a los “salvadores verdes” que a la ciudadanía, aunque sea por no perder parroquia de votantes. En Formentera han sido más valientes que en Mallorca.

Están haciendo una “gestión premium”, dejando una Isla para que la disfruten los adinerados foráneos, para que desaparezcan todos estos negocios familiares, y venga el capital extranjero a ocupar este espacio. Si te gusta el mar, lo tienes cada día más difícil para acceder a él, y no hablemos de la vivienda: un hijo de formenterenc es imposible que pueda comprarse una.

Nadie pone en duda la necesidad de establecer unos límites, pero no con este tipo de gestión que nos conduce a escenarios indeseados. Lo que hacen falta son medidas equilibradas basadas en el sentido común y no en la visceralidad. El ciudadano ha de ser parte de la solución, no el blanco de todos los males.

Seremos el primer paraíso balear hecho a medida del euro, con la consiguiente pérdida de la esencia local. Este es el rumbo que han tomado Islas Gimnesias e Ibiza, siguiendo la estela de Formentera.

¿Será tarde para que despierte la administración?

Es necesario atraer el emprendimiento de la sociedad civil para que aporte la semilla de innovación y el impulso necesario para esta “revolución” necesaria y que la Administración por sí sola no es capaz de llevar a cabo

Més per Menorca secunda ahora las tesis del sector náutico

El autor considera que la moción de este partido en el Parlament pone en evidencia las carencias del decreto de la posidonia, reconociendo la falta de efectividad del comité creado para el seguimiento de la protección de esta planta.

El músculo dormido de la náutica social

Cuando despareció el Club Marítimo del Molinar y los políticos vieron que no pasaba nada, tomaron nota. Estaría bien que nos activáramos algún día.

Endavant!

Deberíamos plantearnos respuestas a preguntas tan sencillas como ¿Defiende el Govern la posidonia?

No se dejen confundir

La única duda sobre el daño de los vertidos a nuestras costas, a su fauna y flora, ha venido desde la propia Conselleria de Medi Ambient

Comité de posidonia: cuando el sabio señala la luna, el necio mira el dedo

El órgano creado para la protección de la planta marina sólo tiene dos representantes de la náutica y no ha presentado el informe prometido sobre los vertidos y las desaladoras

Hay vida más allá de la posidonia

El investigador Enric Ballesteros asegura que no es comparable el daño que producen las anclas con la pesca de arrastre. A su juicio, las malas prácticas en el fondeo podrían afectar a los sumo al 0,5% de la posidonia.

Ports IB: donde hay patrón, manda marinero

El Govern dice dar voz a la ciudadanía, pero sólo tiene oídos para quienes le votan

Plan General de Puertos de PortsIB: análisis y conclusiones

El autor revisa la nueva normativa autonómica, destaca sus aciertos y errores y ofrece alternativas