TINTA DE CALAMAR

DIEGO RIERA

Antes de ser monitor de vela fui técnico de calidad y antes consultor de calidad y medio ambiente, y antes fui biólogo. Soy cartesiano: lo blanco es blanco, lo negro es negro y la explicación científica es la mejor.

Illetas militar

Abogo por el control de los fondeos y por poner un torno en las playas para evitar aglomeraciones

Estoy en la playa de Illetas militar, debe ser la primera vez que vengo en mi vida. Hay una competición de kayak de mar y de paddle surf, y he venido a acompañar a mi hijo.

Esperando a que comience la competición y delante de mí (más allá de la zona balizada) cuento una treintena de barcos. Sentado en la arena, parecen un muro infranqueable, aunque, a buen seguro, han dejado cierto espacio para el borneo. Habría que hacer algo; habría que instalar un sistema de fondeo controlado, boyas por esloras: los más pequeños, más cerca; los de mayor eslora, más lejos; cadenas y amarras que aguanten más de 10 nudos. Calcular el espacio que hay y poner, no sé, 40 boyas. Y si llega uno más, pues nada: aquí no entras.

Pero, ojo, estoy en la playa y aquí también habría que hacer algo, hay una hartá de gente. Seguro que alguna de estas instituciones que tanto cariño nos tienen a los aficionados a la náutica algo tendrá que ver con la primera línea de mar hacía tierra. Yo propongo conocer la capacidad de carga de una playa, cuantas toallas caben más un perímetro, más unos pasillos para el correcto circular de los bañistas y poner un torno en la entrada de la playa. Vamos un poco más allá: un sistema en el que tú reserves con antelación, selecciones la playa, el medio de transporte hasta la misma (evidentemente, el peatón y el ciclista tendrá preferencia sobre el usuario de bus, moto o coche) y, cada día, saldrá quién puede ir a la playa. A los eco estos les parecerá maravilloso, porque seguro que les parece mal que alguien quiera ir a la playa a tomar el sol. Nos va a quedar un estado totalitario maravilloso. Estado totalitario, playas cómodas para todos.

¡Eh! Y una tasa cuando se reserve la playa. Algo simbólico, para que el ciudadano se dé cuenta del privilegio de la playa, pero a rascarse el bolsillo.

(Recuérdenme que me lleve un sombrero cuando vaya a la playa, me pasan por la cabeza ideas muy extrañas y distópicas)

Elogio de los zapatos náuticos      

Su suela antideslizante fue inventada a principios de los años 30 por Paul Sperry y se basa en el agarre de un cocker spaniel

La treta

Relato || Bermudo y su llaüt Esquitx se enfrentan al impresionante Coloma en una regata de vela latina donde la suerte está echada de antemano

Swan 65 ketch

Es mi barco favorito. Nautor’s Swan produjo cuarenta unidades de este diseño de Sparkman & Stephens entre el 1971 y 1989.

Guernsey, el auténtico jersey marinero

Va siendo hora de sacar la ropa de abrigo así que no olvidéis esta prenda preparada para la vida en el mar

El faro (y II)

Segundo y último capítulo del relato protagonizado por Bermudo tras los extraños sucesos del faro de Formentor

Buena proa, Frágil

“Una cosa que me maravilla de Xisco es todo lo que le cabe a la vez en la cabeza”