MÁSCARA DE BUCEO

JOSÉ MOREY

Nací en el 77. Vengo de una familia de apasionados por el mar y la pesca submarina. Desde pequeño ya jugaba con material de buceo. Gran error por parte de mi padre: le metí unas canicas en el regulador. La pesca submarina es la más selectiva y la defenderé siempre; con argumentos, lógica y sentido común.

Marilles (i)responsable

La fundación que debería defender el ecosistema marino dedica un artículo a descalificar, otra vez, a los pescadores recreativos. Respondemos aquí punto por punto cada uno de sus argumentos

Gracias al Covid, la sociedad balear se ha acercado con más fuerza a ese gran privilegio que supone tener cerca el mar y poder alejarnos de las multitudes. Con seguridad, esto ha salvado a más de uno del maldito virus.  En cualquier circunstancia, el mar proporciona salud y nos ayuda a descargar la presión del trabajo y el resto de obligaciones que afrontamos cada día.

¿Pescadores irresponsables? Los habrá como en cualquier actividad en este mundo. Sin embargo, es igual de IRRESPONSABLE atacar a todo un colectivo sin disponer de estudios previos y basándose únicamente en suposiciones.

No tengo la suerte de conocer al director de la Fundació Marilles, Aniol Esteban, pero tampoco me apetece demasiado al comprobar sus continuos y reiterados ataques a los pescadores recreativos sin razones objetivas y argumentando en base a simples suposiciones.

Hace unos días la Fundació Marilles desplegó en su último boletín público la última ofensiva contra la pesca recreativa en un artículo que llevaba el ocurrente título de Pescadores (i)responsables. Vamos a analizar punto por punto las afirmaciones de Marilles contraponiendo nuestros argumentos:

Afirmación 1 Fundació Marilles: “Baleares es la comunidad autónoma que cuenta con un mayor número de aficionados a la pesca recreativa. Es una actividad muy popular que practica un 4 % de la población, una de cada 25 personas. Un volumen muy superior al que tenemos en otros lugares de la Península.”

La gente que quiere salir al mar, estar tranquila, pide información y tramita los permisos para practicar la pesca recreativa aunque salga una vez al año, porque son responsables. Esto no conlleva a que esta "una de cada 25 personas” sea pescador recreativo de alto nivel y que realice capturas diarias. Lo habitual en la gran mayoría de los casos es que se trate de una persona que sale a pescar una o dos veces al año para hacer su caldo de pescado y comerse ese pescado que tanto le ha costado conseguir utilizando sus propios medios.

Afirmación 2 Fundació Marilles: “La presión de la pesca profesional sobre el medio marino es más grande que la de la pesca recreativa; pero en Baleares el sector profesional está en regresión, mientras que la pesca recreativa ha ido en aumento, tanto en cantidad como en eficacia”.

La precisión acerca de la presión sobre el medio marino es muy acertada. Un simple arrastrero es capaz de capturar tanto o más en un mes que los recreativos en todo el año.

Afirmación 3 Fundació Marilles: “Además de crecer en número de aficionados, también cuenta con mecanismos más sofisticados y tecnológicos que permiten llegar a lugares y profundidades que nunca habían estado al alcance".

Los pocos que se pueden pagar estos dispositivos tecnológicos, muy pocos, pueden presumir de capturas de “calidad” en sus salidas de pesca, siempre siguiendo la normativa de pesca recreativa. Si se diera el caso de que alguno no cumple las reglas debe ser perseguido y sancionado con todo el peso de la ley.

Afirmación 4 Fundació Marilles: “Desgraciadamente, no hay cifras sobre el volumen total de pescado capturado por la pesca recreativa en Baleares. No sabemos si es mucho o poco; y no sabemos qué impacto tiene sobre especies o lugares concretos".

Pues aquí encontramos el meollo de la cuestión, el núcleo de toda la argumentación: no hay datos, no hay cifras. Para hacer tales afirmaciones, deberían haber realizado un estudio científico previo.

Afirmación 5 Fundació Marilles: “Lo que es incuestionable es que el esfuerzo y la capacidad pesquera del sector recreativo y, por tanto, la presión sobre el medio marino, se ha incrementado notablemente los últimos diez años y parece que sigue creciendo".

No es que siga creciendo ese esfuerzo o capacidad pesquera. El hecho incontestable es que Baleares son islas, por lo tanto, rodeadas por el mar. Hay pesca y por eso la gente decide salir a pescar. Desde siempre se ha pescado. La evolución de la sociedad trajo consigo a los pescadores profesionales que se lucran del bien común que es el ecosistema marino con el respetable fin de facilitar este magnífico alimento a la gente que no está cerca del mar o no le interesa la pesca. Eso no convierte en malvados a los pescadores recreativos que acuden a disfrutar del mar sin pretender obtener ningún lucro.

Afirmación 6 Fundació Marilles: “También sabemos que una gran parte de la pesca recreativa va dirigida a especies de un alto valor gastronómico y comercial como cabrachos, gallos, dentones, galanes (raors), serviolas, atún, doradas, pargos, calamares y sepias, entre otras muchas".

En la misma edición del boletín de la Fundació Marilles en la que se acusa a los pescadores recreativos de irresponsables, se detalla un informe con el volumen de capturas de la pesca profesional:

En 2021, las 10 especies de cuyas capturas se ha derivado un mayor beneficio económico son:

Gamba roja: 2,5 M€ (de 90 T capturadas)

Langosta: 2,4 M€ (de 49 T capturadas)

Calamar: 1,5 M€ (de 101 T capturadas)

Cabracho: 1,1 M€ (de 65 T capturadas)

Pulpo común: 0,62 M€ (de 119 T capturadas)

Salmonete: 0,60 M€ (de 83 T capturadas)

Cigala: 0,56 M€ (de 17 T capturadas)

Lampuga: 0,56 M€ (de 70 T capturadas)

Caramel: 0,49 M€ (de 145 T capturadas)

Rayas: 0,48 M€ (de 136 T capturadas)

No vemos reflejado por ningún lado el alto impacto de la pesca recreativa. Lo lógico sería pensar que si la pesca recreativa fuese dañina para el ecosistema, se capturarían menos especies y menos cantidades, pero no parece que ocurra eso.

Afirmación 7 Fundació Marilles: “Hacen falta buenos estudios para diagnosticar mejor el problema, pero es evidente que la pesca recreativa tiene un impacto sobre la fauna marina de Baleares y que la presión está creciendo".

No hemos negado nunca que la pesca recreativa tenga un impacto sobre el ecosistema, aunque en nuestra opinión es mínimo. En cambio, sí que otorgamos mucha más relevancia en el impacto sobre el ecosistema a otros factores que la Fundació Marilles ni ha comentado ni parece haber considerado como los emisarios de aguas residuales, las redes fantasma o la pesca de arrastre a cotas de 50 metros.

Afirmación 8 Fundació Marilles: “Si los pescadores recreativos de Baleares queremos seguir disfrutando de esta afición durante muchos años, hay que empezar a asumir responsabilidades y trabajar para ayudar a garantizar una gestión sostenible del recurso pesquero. Hay muchas formas de hacerlo:

  • Aportando datos sobre capturas para ayudar a mejorar la gestión del recurso.
  • Erradicando y denunciando las prácticas de pesca y venta ilegal.
  • Promoviendo la declaración de santuarios marinos, reservas marinas y otras formas de protección que ayudan a recuperar las poblaciones de peces.”

Aportar datos, es una idea que los pescadores recreativos comentamos con la Conselleria hace años. Aún estamos a la espera de esa aplicación para informar de las salidas de pesca de la que se nos habló, no con el fin de multar, sino de dar información verídica y desmontar todas las suposiciones sobre la pesca recreativa en general.

Erradicar y denunciar la actividad ilegal extractiva de toda clase, tanto profesional como recreativa, es el trabajo de las autoridades. Las instituciones tienen amplio conocimiento de los que se lucran del mar ilegalmente.

Promover una reserva marina real, donde nadie pesque, es el objetivo que todos deberíamos perseguir, y no múltiples reservas de interés pesquero, según la propia definición del director general de Pesca, Joan Mercant, desarrolladas sin pies ni cabeza en áreas en las que existen previamente emisarios o puertos. El medio marino se ve afectado por muchos graves problemas y el principal no es el pescador recreativo.

Afirmación 9 Fundació Marilles: “La gran mayoría de pescadores recreativos disfrutan de su afición de forma responsable a nivel individual, pero con esto no es suficiente. Hay que construir, reforzar y ejercer una responsabilidad colectiva para la conservación de nuestro mar".

Espero que, en breve, la Fundació Marilles se postule para realizar un trabajo de campo y crear un proyecto de formación escolar para enseñar la realidad de lo que es el mar a las nuevas generaciones. Está bien pescar para autoconsumo y no está bien la pesca cuyo principal objetivo es el lucro con fines contrarios al ecologismo.

Afirmación 10 Fundació Marilles: “La manifestación convocada por una plataforma que se opone a las reservas marinas hace pocos días en Ibiza es un ejemplo de todo lo contrario".

Esta afirmación contra Stop Falsas Reservas y la manifestación que efectuamos en Ibiza deja claro que la Fundació Marilles no ha entendido nada. Queremos reservas reales y no las de ahora. Las reservas marinas reales son las reservas integrales, donde NADIE puede pescar. Éstas son las que apoyamos desde Stop Falsas Reservas.

Afirmación 11 Fundació Marilles: “Las reservas marinas –a pesar de que todavía están muy lejos de su potencial y ambición– han ayudado a incrementar las poblaciones de peces en muchos lugares de Baleares, beneficiando directamente a la pesca profesional e indirectamente a la pesca recreativa; y han generado múltiples beneficios económicos".

Las reservas marinas ayudan a regenerar el medio marino, sí, pero solo son realmente efectivas las integrales. Las demás ayudan a beneficiar al pescador profesional excluyendo a los recreativos de esa zona.

Afirmación 12 Fundació Marilles: “Un análisis sobre la superficie marina protegida en Baleares muestra que los pescadores recreativos de Baleares tienen un 96.3 % del mar Balear a su alcance para pescar; incluyendo 4000 km2 de aguas litorales; y que los pescadores submarinos pueden pescar en más de 7 de cada 10 km litorales. Es curioso que, teniendo tanto territorio donde pescar, una parte de este sector haya decidido focalizar sus esfuerzos en la poca superficie que tenemos protegida”.

Les pongo un ejemplo para que perciban esta falacia: ¿Qué pensarían si un gimnasio pretendiera denunciar a los que corren o hacen deporte fuera de sus instalaciones?

Estamos en lo mismo, señor Aniol Esteban: las reservas marinas cubren el litoral, desde los 0 hasta los 50 metros aproximadamente. La pesca profesional de arrastre no se ve afectada casi en ningún aspecto pues las reservas nunca incluyen zonas de más de 50 metros de profundidad, que es la profundidad mínima a la que pueden pescar. Si realmente el objetivo es proteger el ecosistema, ¿por qué no pide la Fundació Marilles que las ‘reservas’ se extiendan a zonas de mayor profundidad?

Es curioso que teniendo tantas reservas marinas, se pidan cada vez más y se apoyen éstas aunque la zona de protección verdadera, la de reserva integral, no crece apenas.

Desde Stop Falsas Reservas sabemos que Marilles no quiere atacar a un sector primario que es protegido por la administración. Esto hace que ponga en el punto de mira de sus ataques al pescador recreativo, cuyo principal deseo es disfrutar del mar.

En cualquier caso, creo necesario añadir una aclaración: la pesca recreativa en Baleares no son 4 “mataos” que van a esquilmar el mar. Más bien al contrario, son los verdaderos amantes del mar, de su superficie y sus fondos marinos. Son estas personas las que pueden costearse una embarcación, poner gasolina, pagar un mecánico para que les haga el mantenimiento de los motores, hacer cursos de formación náutica, salir al mar a disfrutar y volver después a tierra para, seguramente, pararse en algún sitio y comer una buena paella o alguna delicia gastronómica de nuestra tierra.

La pesca recreativa es una actividad ligada directamente a la economía local, de la tan deseada cercanía, que genera también muchos millones de euros en multitud de comercios y empresas. Sin embargo, aquí nos vuelve a perjudicar la falta de datos objetivos pues no hay ningún estudio sobre el impacto económico de una actividad tan diversificada.

Los turistas amantes de la pesca pesca recreativa no disponen de información en su idioma y sabemos que son más respetuosos que muchos otros falsos amantes del mar.

Sería muy interesante que la Fundació Marilles aportase parte de sus fondos a objetivos tan encomiables como apoyar la retirada de redes del fondo marino. En mi opinión debería tener la mente lo suficientemente abierta para cambiar el chip, buscar puntos en común y de aproximación al sector de la pesca recreativa y submarina. De esta manera, todos juntos sí que podríamos conseguir una buena sintonía y valorar recíprocamente la valiosa información que podemos recopilar y que, en la actualidad, cae en saco roto.

Un cambio de paradigma así no resultará fácil, pero creemos que de esta manera sería más fácil descubrir cuál es en realidad el problema, trabajar en él y acotarlo. No nos parece válido vender humo a ese público que les escucha devotamente, a veces sin haber ni siquiera metido un pie en el agua.

Expresamos nuestra opinión una vez más. No nos vale la política de imposiciones sin consenso ni estudios científicos de rigor que venimos sufriendo desde hace décadas. La pesca recreativa reclama una mesa de diálogo, entendimiento y puesta en común desde hace tiempo. Solo pedimos respeto y que se nos escuche.

CONÉCTATE AL PODCAST DE GACETA NÁUTICA

La ruleta rusa, la telerrealidad y la pesca recreativa

36 actualizaciones de la normativa en 18 años: arriésguese a salir a pescar sin olvidarse ni una coma y el no va más: multas puestas a través de programas de televisión

Cambien el chip: la pesca submarina no es el enemigo

La Conselleria vuelve a mostrar su animadversión frente a esta actividad recreativa en un reportaje en un diario balear

El pescador recreativo ya no puede más

La conselleria tiene que consensuar con todos la gestión de las actuales reservas en las que se arrincona a la pesca recreativa

El Govern vuelve a mentir sobre la pesca submarina

El autor, portavoz de la Plataforma Stop Falsas Reservas, censura la demonización de esta práctica por parte de la Dirección General de Pesca y Medio Marino a raíz de la localización de un pescador furtivo

La ONU no está de acuerdo con el director general de Pesca

El autor expone que un informe de la agencia para la alimentación de la ONU considera la pesca con arpón la más selectiva, en contra del criterio expresado por Joan Mercant

Más gestión y menos ecologismo barato

El autor, portavoz de la Plataforma Stop Falsas Reservas, critica la creación de las las reservas marinas de interés pesquero y acusa a las entidades ecologistas de ceder a intereses económicos