BOTÓN DE ANCLA

ANTONIO DEUDERO

Abogado, antes fui técnico de la Federación Andaluza de Vela en el puerto de Málaga como monitor de vela ligera y vela de crucero, además de juez y oficial regatas. Actualmente técnico en Seguridad Operacional de Navegación Aérea en el aeropuerto de Palma. Entre el 2011 y el 2015 tuve el honor de ostentar el cargo de director general de Ports i Aeroports del Govern Balear y la Vicepresidencia ejecutiva Ports-IB. Desde 2008 Oficial reservista voluntario de la Armada, con rango actual de Alférez de Navío.

Presidente y exmilitar

Imaginen por un momento que algún presidente del gobierno español (de derechas o de izquierdas) fuera un antiguo militar, combatiente por su país, náufrago o cautivo de guerra, de valor acreditado

Uno de mis primeros «Botones de ancla» en Gaceta Náutica se lo dediqué al presidente Kennedy, del partido demócrata estadounidense. Y otro fue para McCain, senador americano por el partido republicano, que fue el contrincante de Trump para ser el candidato de ese partido a la presidencia de Estados Unidos.

Les dediqué las líneas de este rincón marinero porque ambos fueron oficiales de la marina de su país y estuvieron en sendos conflictos bélicos, con similar infortunio para ambos –uno fue náufrago y el otro piloto aeronaval derribado–, cosa que entiendo que les diferencia del resto de los mortales –como héroes supervivientes–, pues sus periplos en aquellas circunstancias son para hacer un guión de película. Añado ahora al Botón de Ancla otra figura destacada de la historia de Estados Unidos.

Nuestro personaje nació en 1924 en Milton (Massachussets). Al cumplir los 18 años decidió alistarse en las Fuerzas Armadas de su país, cosa nada baladí pues estaban en guerra y tan solo habían pasado seis meses desde que la aviación japonesa atacara Pearl Harbor. Se graduó como oficial en 1942, convirtiéndose en el piloto más joven del arma aeronaval estadounidense de la época. Durante su servicio participó en acciones militares destacadas. Así, al poco de conseguir sus alas, en 1943 fue asignado al «Torpedo Squadron 51», donde comenzó a ganar prestigio en la Marina con cierta rapidez. 

Más tarde, destinado en el portaaviones ligero USS San Jacinto, tuvo la oportunidad de participar en la batalla del Mar de Filipinas, destacando en el frente del Pacífico el bombardeo de Chichi Jima  el 2 de septiembre de 1944, que fue sin duda la actuación más popular entre las que llevó a cabo durante la contienda. Tenía 20 años y acababa de ser ascendido a teniente. Pilotaba un bombardero Grumman TBM Avenger, participando en la misión junto a otros cinco aviones del mismo tipo y un grupo de cazas. Se encontraron con un intenso fuego antiaéreo, del que recibió un impacto, y tras conseguir lanzar sus proyectiles sobre el objetivo, intentó abandonar la zona, pero finalmente tuvo que lanzarse en paracaídas en aguas del Pacífico. Por fortuna la dotación del submarino USS Finback que por allí estaba navegando lo localizó después de pasar varias horas a la deriva en la balsa de rescate hinchable que pudo coger al saltar del avión.

Menos fortuna tuvieron otros compañeros de aquella misión, pues algunos de ellos cayeron en manos de los japoneses, siendo torturados y asesinados. Incluso narran algunas crónicas de la época un hecho tremendamente macabro: ordenaron cocinar a los prisioneros y organizar un festín con sus restos, toda una «orgía» de canibalismo. Un oficial japonés incluso pidió que a uno de los reos le sacasen las vísceras y varios kilos de carne de las nalgas para hacer canapés. Así quedó evidenciado más tarde durante los «Juicios de Tokio» tras la guerra.

Pues sí: nuestro personaje es George Bush padre, de nombre completo George Herbert Walker Bush, que fue el 41º presidente de Estados Unidos entre 1989 y 1993. Previamente ya había sido el 43 vicepresidente de los Estados Unidos y también director de la CIA, entre otros cargos políticos de la administración pública norteamericana.

Piensen ahora en la España actual, la del lenguaje inclusivo y del antimilitarismo cutre, e imaginen por un momento que algún presidente del gobierno (de derechas o de izquierdas) fuera un ex militar, combatiente por su país, náufrago o cautivo de guerra, de valor acreditado. 
Nada, imposible. Olvídenlo. Así son las cosas.
 

Pateras, la mafia

El Ministerio de Asuntos Exteriores y ¿por qué no? la Armada deberían actuar contra las redes organizadas de tráfico de personas

Estado policial en la mar

«Está en exposición pública un plan de puertos que supone un bloqueo brutal a la náutica de recreo»

Navegar en Mallorca es aventura y privilegio

Por fin llega el verano. Me gusta desde que se cambia la hora, las tardes se alargan y el calor aprieta, invitando a realizar actividades en el mar. Vivir en Mallorca es lo que tiene.

El caso de Argelia y el Derecho del Mar

Veo la prensa y recuerdo las clases de Derecho Internacional Público de tercero de carrera. Explicaban la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar: aguas interiores, mar territorial, zona contigua, plataforma continental y Zona Económica Exclusiva (ZEE).

Un decreto chapuza para criminalizar al navegante

Un técnico del Govern señaló en 2011 que las actuaciones que afectan a la posidonia provienen en un 89% de la actividad terrestre. Esta realidad era de sobra conocida por el Pacte y , a pesar de ello, centraron su «lucha protectora» en los fondeos como reclamo político

Cambio de calles en Palma: sectarismo e involución

No se engañen, el motivo de la retirada de las calles a Gravina, Churruca y Cervera no es otro que el complejo de esta progresía para la que todo lo que conlleva el concepto España es objeto de rechazo

Convalidando que es gerundio

Con el Reino Unido fuera de la Unión Europea y con España desarrollando una normativa para poder trabajar en el sector náutico deportivo o de recreo, resulta que al final la solución que se propone es que el españolito que quiera trabajar proceda a convalidar y examinarse para obtener los títulos ingleses

El porqué de la Pascua Militar el día de Reyes

Un 6 de enero de 1782 Carlos III ordenó a los virreyes, capitanes generales, gobernadores y comandantes militares que, en la fiesta de la Epifanía, reuniesen a las guarniciones y transmitieran en su nombre, a jefes y oficiales de los ejércitos, su felicitación.