MENSAJES EN BOTELLAS

OSCAR SICHES

Navego desde los 6 años. Soy graduado del Liceo Naval en Argentina. Participé en cuantiosas regatas locales y algunas internacionales, y entre los 18 y los 29 años instalé circuitos eléctricos, reparé motores y monté neveras y congeladores en yates. Conozco bien el Mediterraneo. Fui gerente técnico de Sunseeker Alemania en Port Adriano hasta el 2000. En 2001 comenzó mi etapa de puertos deportivos como socio gerente del Pantalán del Mediterraneo y luego, en 2011, el Moll Vell.

Salón náutico de Palma: volver dando ejemplo

El Palma International Boat Show 2021 fue mas pequeño y menos visitado que su versión de 2019, y sin embargo creció exponencialmente dejando a esa versión de 2019 pequeña, allá a lo lejos. Porque en un Boat Show en 2021, y sobre todo el que inicia la temporada, los números no son la prioridad. Son importantes, sí, pero mucho más importante es la anchura y longitud del camino que se abre al futuro.

Hubo cosas en contra: el inesperado cambio de fecha, que provocó muchas críticas en ese momento razonablemente fundadas, la necesidad de establecer un protocolo sanitario bastante estricto, especialmente aquí en Baleares donde los cambios de estrategia Covid llegan de repente y a tropezones, la dificultad de los astilleros y fabricantes de entregar embarcaciones, y lo difícil de viajar, y muy especialmente desde el extranjero. Las últimas 6 ediciones del Boat Show atrajeron un grupo de profesionales guiris que se hizo notar, y que a su vez fue una excelente herramienta de marqueting en origen (su origen). Digo excelente porque casi todo el mundo puede contratar un diseñador gráfico y un experto de marqueting y crear una campaña, pero cuando un profesional de la náutica le comenta a otro que esto o aquello es muy bueno, la recepción y validez del mensaje es mucho más contundente. Ese visitante es importantísimo, y este año lo tuvo difícil para asistir.

El tiempo tampoco ayudó, aunque tampoco impidió nada. Pero sabemos que ante la duda el palmesano y el isleño sacan el morro por la ventana, ven nubes y viento, y se quedan en casa.

Hubo un 10% menos de stands contratados.  Hubo menos embarcaciones exhibidas y amarres vacíos por una postura inflexible de dos concesiones, una situación mal encarada y totalmente innecesaria. Hubo un control exhaustivo del aforo, y sólo podían comprarse entradas por Internet. La gente agrupada en los bares y restaurantes era un riesgo por considerar. No se permitieron fiestas ni eventos en los stands por esa misma razón.

Y aún así, funcionó.  Y funcionó muy bien. En mis casi 40 años en Mallorca nunca había visto a la náutica tan cohesionada. Fuimos la yunta perfecta, tirando todos en la misma dirección. La versión virtual en paralelo fue dinámica e interesante y complementó muy bien la difusión. Esto no significa que no haya cosas que haya que mejorar, porque las hay, y unas cuantas, así como gente descontenta, quienes merecen ser escuchados, pero quedé encantado con lo que encontré: expositores y visitantes cumpliendo naturalmente con los protocolos, una actitud general muy positiva, los bares y restaurantes funcionando con pedidos vía código QR, pero había también un camarero que ayudaba a quienes como yo tienen el fusible más bien corto con la tecnología, ya que mandar el móvil a las profundidades portuarias es una horrorosa práctica medioambiental.

Hablé con muchos de los expositores y me encontré con una actitud de apoyo al evento, un convencimiento de que este año era mas importante estar allí que el negocio que se pudiera hacer (aunque el negocio siempre sea importante). Nos unió el común denominador de haber estado 15 meses sin saber cómo íbamos a terminar, palo tras palo, el miedo al bicho, la hostia emocional, la incertidumbre que aquí en Baleares se hizo notar enormemente. En este Boat Show todo el mundo, organizadores, profesionales y aficionados, nos sacamos parte de ese peso de encima, fue el valor agregado de una catarsis inesperada.

El Palma Boat Show tuvo más de retorno triunfal que de tímida vuelta al ruedo.  Y lo hemos conseguido todos. Enhorabuena.

El jefe Yoruba

Se le mostró el plano de la instalación y moviendo su cabeza de lado a lado dio instrucciones para que el WC de su cabina y el de la de sus hijas fuera conectado a un depósito privado

Las boyas

Hay sistemas de amarrar líneas de fondeo que prescinden del hormigón y son inocuos para el medio marino. ¿Lo saben nuestros políticos?

Innovación y burocracia

"De repente, decenas de toneladas de basura de un crucero eran lo mismo que 20 bolsas de residuos urbanos"

Pasado y presente de las delaciones

El cartelito de Medio Ambiente es la adaptación perfecta de las prácticas medieval-modernas para despertar el morbo de la masa y hacer que nos matemos los unos a los otros

Sobrasada y caviar

Era muy difícil superar el nivel de riqueza y lujo del que participábamos y, sin embargo, lo que más apreciaban nuestros invitados eran el trato, lo singular y lo auténtico. Se habían subido a un yate para disfrutar del mar y de la mutua compañía mientras celebraban un negocio.

Salón náutico: toda Europa nos está mirando

Y dependiendo de cómo nos vaya se adoptarán medidas que afecten a otras ferias y a la industria náutica

El legionario de Nueva Kourou

A mis 25 años, lo único que me interesaba era poder hacer ese viaje que prometía millas, aventura y experiencias.