CON SENTIDO COMÚN

GABRIEL DOLS

He presidido la Asociación de Navegantes (ADN) Mediterráneo durante cuatro años. Antes fui presidente del Club Nàutic S’Arenal (8 años) y formé parte de la Junta Directiva de la Federación Balear de Vela. Soy regatista por "navegación". Abogo por un mar en libertad y al alcance de todos los ciudadanos. No hay mejor motor que el sentido común.

¿Será tarde para que despierte la administración?

Es necesario atraer el emprendimiento de la sociedad civil para que aporte la semilla de innovación y el impulso necesario para esta “revolución” necesaria y que la Administración por sí sola no es capaz de llevar a cabo

Hace unos días fui invitado a un acto organizado por Ports de les Illes Balears y el Diario de Mallorca, que llevaba por título “La innovación, motor del cambio en los puertos de Baleares”.

Me llamaron la atención dos cosas. Primero, que no estuvieran invitados a participar los representantes de instalaciones náuticas, los clubs y las marinas. No hay duda que han dado pruebas más que suficientes de su implicación en temas de innovación y sostenibilidad, falta saber si encajaban en la idea que tenían los organizadores del acto. En segundo lugar, hay que reconocer que tanto los ponentes como los participantes en la posterior mesa redonda eran personas relevantes en el tema que se trataba y, personalmente, opino que el acto no contó con el aforo que se merecía.

Respecto al contenido, permítanme que les trasmita las conclusiones que saqué. Hubo dos focos que centraron las intervenciones por parte de los representantes de la Administración y de los organismos oficiales: la imperiosa necesidad de interrelación de empresas, entre sí y con la Administración, y la necesidad de atraer el emprendimiento de la sociedad civil para que aporten la semilla de innovación y el impulso necesario para esta “revolución”, que no evolución según los entendidos, que es necesario hacer y que la Administración por sí sola no es capaz de llevar a cabo.

Un inciso respecto al contenido fue un comentario por parte de la vicepresidenta del Balearic Marine Cluster, Isabel Teruel, que apuntó que la Administración pide cambios y acciones a los titulares de concesiones en materia de innovación y sostenibilidad, pero que tales aspectos no están recogidos en ningún título concesional. Si bien ha venido a posteriori, este nuevo elemento tiene una importancia muy relevante.

Soy de la opinión que estos titulares concesionales tendrían que sentarse con el Govern para que, de la misma manera que se modifica el canon al alza cuando, por ejemplo, se alarga la concesión, al exigir unas inversiones no previstas se pueda solicitar una revisión a la baja, en función de las inversiones y las posibilidades de cada instalación. Un servidor, de viva voz y por escrito, hace tiempo ya sugerí a PortsIB la conveniencia de tener en cuenta las inversiones medioambientales que lleven a cabo las instalaciones náuticas.

No hay duda que tenemos la inmensa fortuna de vivir en un país, España, que derrocha talento, emprendimiento y ganas pero, desde arriba, han construido un laberinto normativo que si para la misma administración representa un auténtico “Everest” en el momento de emprender alguna acción, no hablemos para el ciudadano de a pie, que cuando trata de hacer algo, se asemeja más a un “rattus” enganchado a una trampa adhesiva que a un ser vivo interactuando en una sociedad con un mínimo de sentido común.

El poder da alas para cualquier cosa y el papel lo aguanta todo. He aquí decretos, normativas o leyes que, en muchas ocasiones, son el resultado de ambiciones y/o creencias personales, delirios medioambientales y afán de ser pioneros. Con el agravante de desoír lo que aconsejan organismos técnicos que todos pagamos y que provocan el desencanto y el distanciamiento de la ciudadanía con respecto a la Administración.

Me gustaría comentar también la curiosa observación que me hizo uno de los participantes al final del acto y que es algo suele ocurrir en muchas ocasiones: la “mala impresión” que provoca que los representantes de la administración pública abandonen el acto una vez que ellos han intervenido. Es una muestra de desinterés y una falta de respeto hacia el resto de ponentes, normalmente representantes de la ciudadanía que aportan su visión experta y experiencia en el tema.

Este endiosamiento normativo lleva a que la ciudadanía se distancie cada día más de su administración y actos como éste, en el que la administración busca innovación e ideas en la sociedad civil, son el fiel reflejo de que la administración se da cuenta de que por sí sola no es capaz frente a los retos de futuro. La pregunta que me hago es ¿será tarde para que despierte la administración?

El doble rasero de los políticos con los vertidos queda acreditado

Análisis del auto que confirma el archivo de la denuncia de los navegantes contra el Govern por no perseguir la contaminación marina de sus propias depuradoras

Formentera, el futuro que les espera a la Islas Gimnesias

Las prohibiciones sin sentido y la demagogia verde amenazan con convertir Baleares en el paraíso exclusivo de adinerados foráneos

Més per Menorca secunda ahora las tesis del sector náutico

El autor considera que la moción de este partido en el Parlament pone en evidencia las carencias del decreto de la posidonia, reconociendo la falta de efectividad del comité creado para el seguimiento de la protección de esta planta.

El músculo dormido de la náutica social

Cuando despareció el Club Marítimo del Molinar y los políticos vieron que no pasaba nada, tomaron nota. Estaría bien que nos activáramos algún día.

Endavant!

Deberíamos plantearnos respuestas a preguntas tan sencillas como ¿Defiende el Govern la posidonia?

No se dejen confundir

La única duda sobre el daño de los vertidos a nuestras costas, a su fauna y flora, ha venido desde la propia Conselleria de Medi Ambient

Comité de posidonia: cuando el sabio señala la luna, el necio mira el dedo

El órgano creado para la protección de la planta marina sólo tiene dos representantes de la náutica y no ha presentado el informe prometido sobre los vertidos y las desaladoras

Hay vida más allá de la posidonia

El investigador Enric Ballesteros asegura que no es comparable el daño que producen las anclas con la pesca de arrastre. A su juicio, las malas prácticas en el fondeo podrían afectar a los sumo al 0,5% de la posidonia.

Ports IB: donde hay patrón, manda marinero

El Govern dice dar voz a la ciudadanía, pero sólo tiene oídos para quienes le votan

Plan General de Puertos de PortsIB: análisis y conclusiones

El autor revisa la nueva normativa autonómica, destaca sus aciertos y errores y ofrece alternativas