MENSAJES EN BOTELLAS

OSCAR SICHES

Navego desde los 6 años. Soy graduado del Liceo Naval en Argentina. Participé en cuantiosas regatas locales y algunas internacionales, y entre los 18 y los 29 años instalé circuitos eléctricos, reparé motores y monté neveras y congeladores en yates. Conozco bien el Mediterraneo. Fui gerente técnico de Sunseeker Alemania en Port Adriano hasta el 2000. En 2001 comenzó mi etapa de puertos deportivos como socio gerente del Pantalán del Mediterraneo y luego, en 2011, el Moll Vell.

Un marinero experto en setas

El autor rememora su primer cruce del Atlántico en 1983 acompañado de un belga con "algo de experiencia"

Buen día a todos. He leído los comentarios sobre tácticas y usos de los regatistas oceánicos para sobrellevar singladura tras singladura de viajes que a veces acojonan por lo largos que son. Comparto con ustedes una experiencia propia que viene al caso: mi travesía de Fort de France (Martinica) a Ponta Delgada (Azores).

Había llegado desde Buenos Aires el 14 o 15 de febrero de 1983 a Saint Lucia, a unas 30 millas al sur de Martinica. Me asignaron uno de los tres barcos de la empresa Ocean Cruising, el Virgo Maris, de bandera holandesa, un 40 pies de fibra que podría confundirse con un Swan de más o menos la misma eslora por calidad y prestaciones. Mi contrato (un telegrama) duraba hasta fin de marzo.  Hacíamos rutas de dos semanas subiendo a Fort de France para avituallar y luego bajando dando saltitos hasta Granada.  Hacia fines de marzo vino el dueño de la empresa (un cirujano) y me pidió que consiguiera dos tripulaciones y me ocupara de traer los tres barcos a Mallorca, donde tenían una base con 10 veleros de 25 pies en Portocolom.

Yo, encantado de ver mi situación laboral extendida por lo menos dos meses, puse manos a la obra. Había un charter en Azores a mitad de mayo y teníamos reservas en Santa Lucia hasta mediados de abril. No sobraba tiempo.

Consigo tripulaciones para los dos barcos, y me doy cuenta de que será difícil encontrar la mía porque en dos semanas se disputaba la Antigua Race Week, y toda persona con escamas quería ir hacia allí a ver si conseguía subirse a bordo de alguno de los veleros participantes; pero de cruzar el charco, nones. Seguí buscando, incluyendo en mi búsqueda personal de hoteles, restaurantes, cualquiera que hubiera hecho la temporada y quisiera volver sin costo a Europa. Y lo encontré. Un belga de unos 22 años (yo tenía 29), simpático y “con algo de experiencia”.

Lo acepté, y decidí que íbamos a cruzar los dos, no había más tiempo para buscar más o mejores tripulantes. Fui al supermercado y al (precioso) mercado local a hacer la compra, cargué gásoil (200 litros), agua (300 litros) y aceite lubricante; llegó Philipe y zarpamos, eligiendo contornear Martinica por el Sur, dejando el Rocher du Diamant y Le Marin por babor. Nos quedaban unas 2.650 millas náuticas, había que subir hasta los 31 grados norte donde nos llevaba bien de ceñida un WNW mas o menos estable, entre 15 y 20 nudos. Luego caeríamos para hacer proa a Horta, a comer en el Peter Café, el casi mítico lugar de reunión de navegantes transatlánticos, para luego dirigirnos a Ponta Delgada, donde esperaban los del charter.

Los dos primeros días fueron nublados y navegamos por estima. Philipe iba aprendiendo a hacer su guardia, de dos horas, yo las hacía de cuatro. Llevábamos un timón de viento de segunda mano que en buena condición de mar iba bastante bien, pero había que estar muy atento porque los timones de viento mantienen una proa relativa al viento, no al compás. Si el viento varía, la ruta varía y había que ajustarlo nuevamente. Eso se hacía, en nuestro caso, tres o cuatro veces al día.  Como no tenía ni la menor idea de cómo cruzar el Atlántico pero sabía navegar, había comprado un libro de Don Street, gurú de los cruces con su Iolaire de 16 metros. Seguí sus consejos para hacer la compra, y había decidido el rumbo.  Cocinaba al mediodía, los primeros días con lo perecedero (alguna verdura, pollo, carne) y tardaba muchísimo en cocinar, porque era una fantástica manera de pasar el rato: cortar las verduras muy pequeñitas, freír con poco aceite de a tres o cuatro trozos de patata, zanahoria o manioc (mandioca martiniquesa).

El otro entretenimiento era la navegación: el punto matutino, la meridiana, y el punto vespertino.  Todo a mano, con lápiz, reglas paralelas, un Seiko a cuarzo bastante preciso, las tablas HO249 y el sextante, un Freiberger de Alemania oriental, livianito y con espejos grandes, una preciosa herramienta.  Por la tarde, algo rápido y liviano para que no le pillara a uno la modorra esa de barriga llena. 

El hacer las guardias en solitario aumentaba mucho el riesgo, y no daba margen para cometer errores, incluyendo dormirse. Al quinto o sexto día, el viento aumentó un poco y Philipe no se presentó a la guardia.  Le pego dos gritos, nada. Voy a sacarlo de la cucheta y lo encuentro despierto, ojos vidriosos, la cara toda sudada. Fiebre, mucha fiebre. Voy a buscar el botiquín y en una voz que casi no se oía, me dice:

-No, dame las cápsulas que tengo en mi mochila. 

Se las doy.

-No voy a poder hacer la guardia, estoy muy débil.

-¿Que te pasa?

-Tengo malaria, la pillé en África antes de venir al Caribe.

No tardé casi nada en darme cuenta de lo que eso significaba.  Iba a navegar solo, posiblemente por el resto del viaje. Lo primero que pensé fue: si se muere lo tiro al agua, porque llegará repodrido si lo envuelvo en sábanas o en el toldo.  Ya me veía dando explicaciones a las autoridades: "No soy caníbal, no me caía mal, sólo se me murió por el camino". La posibilidad de volver o de caer hacia las vírgenes no era buena: demasiado tiempo, un papeleo infernal, posiblemente quedar en cuarentena. 

Él me aseguraba que, aunque no se pondría bien, estaría funcional antes de una semana. Dejé de cocinar lento.  Hice un menú para él y otro para mí.  Bajaba a cada hora para ver si respiraba y le daba tres veces por día su pastilla: "No pensaba enfermarme, así que no traje suficientes, vamos a racionarlas, suele funcionar". 

Yo volvía al timón y me lo imaginaba descendiendo, como Johanna Shimkus (Laetitia en la peli Los Aventureros, del 67), envuelto en una sábana hacia las profundidades del Atlántico con el ancla de respeto bien amarradita a los pies (una gilipollez, porque cuando estuviera muerto ¿a quien le importaría que bajara de pie, de cabeza o haciendo firuletes?).  

Un par de días de sol me permitieron hacer los tres puntos astronómicos, y poder darlos por buenos (cada recta de altura nos da eso, una recta para trazar en la carta. Cuando se trazan las rectas de mañana, tarde y meridiana, normalmente queda entre las rectas un triángulo donde está la posición. Más pequeño y equilátero el triángulo, más exacta la posición). A veces usaba al belga para darme el “TOP” de la observación: los astros se tangentean, cuando uno va moviendo la alidada, y “acerca” o “baja” el astro al horizonte, hay que mover el sextante en un pequeño movimiento pendular, lo que hace que el astro se mueva en una curva que en su punto más bajo llega al horizonte. Ese es el momento donde quien observa con el sextante grita !top¡ y quien ayuda anota hora, minutos y segundos para poder hacer el cálculo con el almanaque náutico y las tablas. 

Philipe, mientras tanto, ya bebía y comía.  A los tres días ya se ofreció para hacer “una guardia cortita”, y le dejé hacer dos horas después de la meridiana para poder yo dormir un rato. La cosa no iba mal, hacíamos camino hacia el ENE con singladuras de más de 120 millas. Nos cruzamos con un buque tanque italiano, el Nao Superba y contacté por VHF para comprobar nuestra posición y que nos diera un pronóstico meteorológico.  Le pregunté a Philipe si quería que lo transfiriera al buque para que lo atendieran, pero me dijo que ya estaba mucho mejor, que él se conocía bien y la medicación estaba surtiendo muy buen efecto, que iba a poder hacer alguna guardia más.

Seguimos mientras veíamos la masa del buque desaparecer bajo el horizonte, el último mensaje del capitán había sido “ustedes son los verdaderos navegantes, ¡qué collioni!”.  El viento viró hacia el NNE y nosotros caímos con rumbo directo a Horta.  Y comenzó a soplar, a soplar bastante, unos 25 nudos que ahora teníamos por el través y nos hacían caminar unos 8 nudos.  Se fue formando ola, y decidí tomar una mano de rizos y cambiar a genoa 2.  Cayó la noche y la ola por la aleta ya vencía la capacidad del timón de viento, había que atender la rueda.  Al belga le dije que si le veía aparecer el morro por el tambucho no iba a haber pastilla que lo salvara. 

El viento aparente soplaba a unos 30 nudos, así que el real andaría por los 35 (nuestra instrumentación era escasa y barata). Me alegré de haber achicado el paño: el Atlántico no es como el Mediterráneo, cuando una condición se afirma, se mantiene un buen tiempo.  Philipe me salió con un frasco de Nescafé donde había agregado agua y azúcar, hasta hacer una pasta densa. Me contó que en África le habían enseñado a mantenerse despierto así.  Le solté un seco "que bien" y le pregunté qué había hecho en África. 

-Soy especialista en setas -dijo-, fui a hacer unas prácticas. 

-Ah, qué interesante. ¿Y la experiencia náutica? -le pregunté, sin querer saber la respuesta, pero llevado por el masoquismo.

-Salí a navegar un par de veces con un amigo, hace dos o tres años.

Otra vez la imagen del descenso al abismo azul.  

Me zampé una cucharada de crema de café y se me puso el corazón a 200.  Sí que te despertaba el menjunje. Luego fui dándome cuenta de que mejor era tomar una cucharilla cada media hora que una cucharada cada hora u hora y media. La ola venía un poco encrespada y los instrumentos no tenían luz, así que imaginé que soplaban unos 40 nudos.  Esperé la mañana y tomé otra mano de rizos.  Jodido, si me caía al agua allí iba a ser donde quedara. Caminábamos mucho, quizás pasáramos los 10 nudos en las barrenadas, pero cuando llegábamos al seno de la ola, el agua subía algo por el espejo y saltaba hacia el cockpit, y eso era fatal, porque se me metía en las botas y creaba una molestia nada agradecida.  Así toda la noche, que por suerte se iba acortando a medida que subíamos latitud.  Cuando llegaba la hora de dormir (Philipe me hacía tres horas de guardia sin que se lo pidiera, estaba mejor) me sacaba las botas y los pies estaban blancos, arrugados, vulnerables. 

De navegar astronómicamente ni hablar, no miré la carta en cinco o seis días, total no había nada peligroso por delante.  Estaba nublado, nubes bajas ininterrumpidas deshilachándose un poco por debajo y sin ninguna señal de disiparse o bajar velocidad. Vivíamos del paquete de emergencia, comida enlatada con algo de proteínas y millones de conservantes, pero no era el momento de ponerse quisquilloso. Don Street aconsejaba llevarse unas latas contundentes y fáciles de comer, ya que siempre encuentra uno unos días chungos. Salchichas, ravioles en salsa de tomate o pesto, albondiguillas, lentejas con verduras, alubias con chorizo... un festín. 

A veces podíamos calentarlas, a veces no. Hacer un baño maría en esas condiciones era arriesgar una quemadura de segundo grado en un descuido. No teníamos horno: las latas directas al fuego, rotar un poco, sacudirlas.  Cada dos días encendíamos el motor para cargar un poco las baterías (por si había que utilizar las bombas de achique, tener un poco de luz, algo de música). Escuché 500 veces Roxanne de Police, y el concierto Nº2 para piano y orquesta de Rachmaninov (tenía un toque surreal, la música a toda pastilla y uno intentando torear las olas). Cuando encendíamos el motor poníamos dos latas en el múltiple de escape, el trocito no marinizado, para que allí se calentaran. Los días pasaban con poco cambio, y el ser humano se acostumbra a todo. Un día, desperté de mi siesta y vi que había dormido 5 horas. Salí a putear a Philipe y me encontré con una brisa un poco más de proa, de unos 20 nudos. Su sonrisa lo decía todo, acababa de regalarme, él solito, mi primer sueño normal en más de una semana. Decidí llevarlo a tierra y no sepultarlo en las profundidades. Seguíamos por estima, muy nublado por encima, y dos noches después, vimos un resplandor hacia el norte.  No podía ser Horta, era una ciudad más grande, tenía que ser Ponta Delgada, capital del archipiélago en la isla de San Miguel.  Si era sí, estábamos 80 millas mas al Este de lo que calculé, y más al sur de lo debido, abatimiento y deriva habían hecho, implacables, su trabajo. Seguimos un día más para poder virar hacia la luz y lo hicimos en la noche del 20º día de navegación.

Llegamos a Ponta Delgada sin hacer un solo cálculo, ya que el cielo aclaró y pudimos ver, al día siguiente, el pico da Vara.  Amarramos en el puerto comercial al atardecer en medio de un ambiente muy festivo, la ciudad llena de luces, mucha gente en las calles. Fui a la aduana a dar parte de nuestra llegada y pregunté por la fiesta. Era el día del Santo Cristo de los Milagros, la fiesta católica más importante del año en la capital. El hecho que estuviéramos allí merecía que nos hiciéramos parte del festejo.  Comimos, pagamos en dólares (no llevábamos tarjetas de crédito), y nos fuimos a dormir. Yo desperté a las 5 horas y comencé a poner un poco de orden en el barco, el reloj biológico no me perdonaba los excesos cometidos. Philipe durmió como un tronco, seguramente agradeciendo haber llegado. Al día siguiente fui al correo a enviar un télex a la empresa avisando que habíamos llegado bien y sin novedad después de 22 días de navegación. Luego al aeropuerto a subir a Philipe en un avión a Bruselas vía Lisboa, ese era el trato.  En cuatro días llegaban tres alemanes que iban a tripular el Virgo Maris (de pago) hasta Málaga.

Tiré la comida que ya no servía, di mucha agua dulce al barco, desmonté el timón de viento, comí y bebí muy bien en la ciudad, fui a conocer el cráter de Sete Cidades y las calderas volcánicas de Furnas.  Entregué el barco en buen estado y me fui a Málaga a esperarles.

Todavía tengo un recuerdo muy vivo de aquella sensación de felicidad al divisar en la noche, al Norte, aquel resplandor prometedor. Todo el resto había quedado atrás.

El emperador navegante

Guillermo II no hizo nada bien en su vida, salvo disfrutar sus yates

APB: la apología de la inmoralidad

Homenajean a funcionarios condenados y a ex altos cargos imputados mientras se pierden instituciones como el RCNP y Mallorca entera hace mutis por el foro. Un espectáculo lamentable.

Thomas Lipton, el mejor perdedor de la historia de la vela

Nacido pobre en los suburbios de Glasgow, el magnate del té acabó codeándose con la realeza. Intentó ganar la Copa América cinco veces, pero no lo consiguió. Los americanos lo adoraban por su buen perder.

Achicando la sentina

La mayor parte del norte de Europa comparte tradición náutica, pero la tendencia se desvanece cuando vamos al sur hacia el Mediterráneo

Un cronista aficionado

El día que me deje comprar, mi credibilidad desaparecerá

Concesiones

La APB obtiene un pastón sin hacer nada, ni siquiera las obras

Sin cambios en la APB

La avidez que España demuestra en no adaptarse al presente repercute fácilmente en la náutica: tenemos hábiles políticos y funcionarios dedicados a la interpretación de las leyes para su propia conveniencia

Meridiano cero

Los franceses, muy suyos, habían estado reimprimiendo cartas basadas en el meridiano de París hasta después de la Segunda guerra mundial, 63 años después de la adopción del meridiano de Greenwich

El geógrafo y la ingeniera

«Dejen de equivocarse, escuchen a los que saben de mar y posidonia»

Quid pro quo (y II)

Es necesario cooperar entre los diferentes actores del sector náutico para tener una representación que la administración no pueda ignorar

Quid pro quo

Somos maestros en evitar las obligaciones, sin darnos cuenta de que sólo si las cumplimos son posibles, como contrapartida, los derechos que tanto llevamos en la boca

Incongruencias

Suspender la construcción de nuevos puertos deportivos no me parece mal, aunque sería muchísimo más acertado planificarla utilizando los conocimientos de nautas, ingenierías y expertos en sostenibilidad.

El primo del aduanero

"No era alto, pero el descuido en el uniforme, su gran barriga y esa mirada desde detrás de la papada mal afeitada, imponía respeto a sus inmediatas decisiones y cómo nos afectarían..."

Perdiendo calidad

Un varadero donde cantidad de pequeñas empresas hormigueen alrededor de un yate de gran eslora es un modelo que no funciona

Una agonía evitable

Francesc Antich es un Quijote político-administrativo que se deja llevar por el miedo de su falta de conocimiento y no se detiene a pensar en las consecuencias de sus acciones

Miquel, el patriarca

Coincidí con Miquel Suñer en varias reuniones, y en una donde me había expresado vehementemente, se me acerca y me suelta: «Oscar, eres buena persona, pero el buen mallorquín escucha y no abre la boca»

Nirvana de molusco

Pep tiene a mano una grúa de madera con una cuerda de mejillones y otra de ostras. Los alza, nos muestra, nos hace tocar. A mí ya me parece estar con Cousteau.

Morir por la boca

El conseller Mir dice que Baleares es el único lugar en el mundo donde hay planes de protección de la Posidonia:  será en su mundo pequeño.

Navegando el Camino de Santiago

Una experiencia muy recomendable para conocer Galicia desde el mar y disfrutar de sus encantadoras costas y del calor de sus gentes. Los gallegos te tiran su alma por la cabeza.

El jefe Yoruba

Se le mostró el plano de la instalación y moviendo su cabeza de lado a lado dio instrucciones para que el WC de su cabina y el de la de sus hijas fuera conectado a un depósito privado

Las boyas

Hay sistemas de amarrar líneas de fondeo que prescinden del hormigón y son inocuos para el medio marino. ¿Lo saben nuestros políticos?

Innovación y burocracia

"De repente, decenas de toneladas de basura de un crucero eran lo mismo que 20 bolsas de residuos urbanos"

Pasado y presente de las delaciones

El cartelito de Medio Ambiente es la adaptación perfecta de las prácticas medieval-modernas para despertar el morbo de la masa y hacer que nos matemos los unos a los otros

Sobrasada y caviar

Era muy difícil superar el nivel de riqueza y lujo del que participábamos y, sin embargo, lo que más apreciaban nuestros invitados eran el trato, lo singular y lo auténtico. Se habían subido a un yate para disfrutar del mar y de la mutua compañía mientras celebraban un negocio.

Salón náutico: toda Europa nos está mirando

Y dependiendo de cómo nos vaya se adoptarán medidas que afecten a otras ferias y a la industria náutica

El legionario de Nueva Kourou

A mis 25 años, lo único que me interesaba era poder hacer ese viaje que prometía millas, aventura y experiencias. 

Hemingway, el canario y el mar

Gregorio Fuentes, natural de Lanzarote y futuro patrón del Pilar, nunca pudo disfrutar del personaje que inspiró en la novela El viejo y el mar: no sabía leer

La danza macabra de la APB

Las claves internas por las que de repente la APB pone en duda el derecho del RCNP a renovar su concesión. No son nuevas: responden a un patrón que el autor de este artículo, antiguo gestor portuario, conoce muy bien.

Los fondeos y el mal de Corfú

No es bueno actuar por política sin un razonamiento lógico. Las soluciones existen y todos, especialmente los nautas, estamos a favor de proteger el medioambiente marino.

No aflojemos

Observo que el sector náutico es un ejemplo a escala de lo bueno que nos deja el virus: esa capacidad de sobreponerse, de tirar para adelante, de sentirse unidos...

Autoridad Portuaria, concesiones y ética

Tras invertir 2,5 millones, cuando solicitaron la conexión de los transformadores ya instalados, Endesa les informó de que no era posible, que no podían abrir las calles de media ciudad para disfrute de unos pocos. Y la APB lo sabía.

Un favor envenenado

Francesc Antich tomará la presidencia de la APB y sólo firmará o autorizará lo que le diga Armengol. Irá a algunas reuniones de Puertos del Estado en Madrid, donde se mimetizará con las cómodas butacas de la sala de juntas. Dentro de tres años todavía no sabrá diferenciar un muelle de un rompeolas.

Astronómica

La navegación clásica nos permite ser un Robinson Crusoe en nuestro propio barco, depender de poco o casi nada

Caso APB: tristeza y vergüenza ajena

Radiografía del funcionamiento de la Autoridad Portuaria de Baleares

¡Se hunde! A ver si cuela

El peligro de hundimiento debe determinarlo un perito, no quien contrata los servicios o los provee, y en el caso del Super Servant 4 no había riesgo de vidas humanas porque toda la tripulación había desembarcado en perfecto estado de salud.

Anticlímax y catarsis

Mucha gente nos necesita, y pequeños actos de solidaridad significarán enormes diferencias para ellos

Navegar: ciencia y arte

La ciencia se puede aprender, el arte sólo puede percibirse, envidiarse y respetarse

Liderazgo

Para esta gente, el liderazgo es algo asociado con grandes nombres del pasado, y hoy, completamente desconocido

La náutica después del coronavirus

Siete propuestas para volver a la normalidad tras el impacto global más duro de los tiempos modernos

El idioma de las nubes

Las nubes le hablan al navegante. Y le hablan en tiempo real, porque cuando vemos una nube densa, no muy alta con los cantos muy suaves, pero bien definidos como si fuera una escultura de vidrio ahumado, sabemos que viene viento fuerte

La gripe y el miedo

Lo que debemos hacer es aprender de esta situación de vulnerabilidad extrema y corregir para el futuro los factores que la han creado

Vito Dumas, solitario capitán

(A Ricardo Cufré, liceano, erudito y muy querido amigo).

Los Bajos del Temor

El autor recupera y recompone a su manera la leyenda de la sanguinaria pirata conocida como La Malparida, estacada en el Delta del Parana y devenida en espectro vengador

Lamentable e imperdonable: un drama contemporáneo en dos actos

El autor analiza la polémica tasa a las empresas de reparación de barcos impuesta por Puertos del Estado: "Hace que los inversores o yates de charter no quieran venir a España a sufrir la inseguridad jurídica que ya conocemos"

El narcotilus gallego

El artefacto detectado con 3.000 kilos de cocaína no era un submarino, sino un sumergible, lo cual lleva al autor recordar la historia de estas embarcaciones y a conjeturar sobre lo que supone navegar con una de ellas desde Colombia hasta Galicia

Encender a las masas con pecados inexistentes

El autor se pregunta: "¿Por qué razón la Copa del Rey no puede generar dinero si el club está obligado a gestionarse como una empresa para pagar canónes, personal y proveedores?" Y percibe "mala leche inyectada por algún experto en difundir lo que da de comer a Emaya"

Una mano de rizos

«En tierra deberíamos saber prepararnos para capear lo que sea»

Crecer lo justo

Repaso a la evolución de la náutica balear desde 1984 hasta nuestros días, etapa en la que la población de Palma ha crecido un 30% y se ha doblado el número de amarres

Perder el Reino (Unido)

 Los yates de bandera inglesa deberán salir de aguas comunitarias cada 18 meses, y volver a entrar por un nuevo período. Las embarcaciones, repuestos y accesorios fabricados en GB pagarán aranceles aduaneros al entrar en la UE, y los trabajadores y tripulantes británicos deberán regularizar su situación

Barcelona-Palma

En 40 años hemos pasado de ser casi druidas, virtualmente autosuficientes cuando navegábamos, a depender de la tecnología, de esa falsa seguridad que suplanta la experiencia y el sexto sentido, de saber interpretar una luz ocasionalmente bajo el horizonte a depender del ajuste automático de un AIS

Tacones de vértigo en los muelles de Mónaco

Moda, acrobacias, aire cargado de hormonas comerciales y mucha testosterona en el MYS 2019

Perder el tiempo en sandeces

El autor sale en defensa de Alcudiamar, considera que Més al menos cerró las playas por vertidos y censura la campaña contra Rafa Nadal a cuenta del amarre para su nuevo barco

¿Por qué los ferris y cruceros no pueden conectarse a la red eléctrica en Mallorca?

El autor explica las variadas razones por las que no es viable el sistema "cold ironing" en la Isla

El gurú mundial de los cruceros admite que las quejas por saturación son una «asignatura pendiente»

Tom Boardley, secretario general de la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA), reconoce en el Foro de Turismo Marítimo de Atenas que la industria debe afrontar el creciente malestar que la llegada masiva de cruceristas provoca en diferentes destinos

Lágrimas de cocodrilo

El autor advierte del peligro de ahuyentar al turista náutico de calidad por el trato que se le dispensa en los fondeaderos de Baleares

¿Sale a cuenta delinquir?

Una vez, mientras todavía creía en las instituciones, coincidí con el tan duramente multado, pobrecillo, Ángel Matías en la entrada del Salón Náutico de Palma.

La Copa América debió ser inglesa

Es el evento deportivo activo más antiguo que se conoce. La primera regata se corrió en 1851 y también es el desafío que se ha mantenido ininterrumpidamente durante más tiempo en manos de un ganador (132 años). Hoy les contaré la historia de la regata que dio origen a la Copa América.

Genes y viento franco

La tradición de los Frers como diseñadores de barcos tiene más que ver con la genética que con estudios y diplomas.

Charlie Barr, el gran pequeño patrón

Nacido en 1886, ganador de la America`s Cup de 1899 y 1901, aún es reconocido como el mejor skipper de todos los tiempos

Herreshoff, el maestro ciego

John quedó ciego a los 15 años, pero aún así a los 18 aceptó el pedido de diseñar y construir un velero. Su capacidad de trabajo y agilidad mental es legendaria: había hecho crecer la empresa de 30 a 400 trabajadores y llevaba mentalmente los cálculos de los presupuestos de cada barco

Haz lo que yo diga...

A todos nos ha pasado, y la mayoría lo recordamos muy bien: una persona mayor hace o dice algo, nos parece curioso o nos hace gracia, lo imitamos, y nos comemos semejante bronca verbal y a veces un soplamocos (hoy se considera delito) y la frase corta, clara, definitiva: haz lo que yo diga, no lo que yo haga. Ni se nos ocurría discutir esa reacción de un mayor: los mayores eran los poseedores de las verdades universales. Punto.

La clepsidra que se secaba

Está claro que algo que España puede exportar con éxito es la comprobación y certeza de que la democracia, tal cual se aplica ahora, no funciona.

¿Qué es la ISO?

El 5 de junio se presentó, en la sede de la Autoridad Portuaria de Baleares, la Norma Española ISO-UNE 13687 de Puertos Deportivos, que consiste en especificar los requisitos a cumplir en los tres niveles de servicio: básico, intermedio y alto, desde el punto de vista turístico.

Causa y efecto

La semana pasada, sentado en un bar de plaza Santa Eulalia observando a locales y visitantes disfrutar de Palma en un día precioso, leía en la portada de Ultima Hora el grito desgarrador de nuestros gobernantes informando que ya en abril había congestiones de tráfico, cuando lo normal era que comenzaran en mayo. Hoy más de lo mismo con el movimiento de pasajeros en el aeropuerto.

Dinosaurios e Internet

Voy a discutir algo que afecta a la industria náutica de todo el mundo, desde el diseñador hasta el usuario. Tradicionalmente, cuando un ser humano ha llegado a una posición sobresaliente, la defiende y se aferra a ella como un gato al respaldo del sofá.

El Palma Boat Show a vuelo de Ícaro

La mitología griega es quizás la más conocida en Occidente porque los helenos supieron hacer un marketing que perdurara.

La evolución, los franceses e Ibiza

En Francia hay 40 marinas que se gestionan por sociedades de economía mixta, donde el 51% del capital es del sector público, un modelo que ya se ha propuesto en Ibiza

Posidonia: el ejemplo de Manacor

Se me ocurre que en las sociedades occidentales de hoy, la memoria selectiva debería ser considerada altamente nociva.

El ejemplo de la Asociación de Clubs Náuticos de Baleares

El autor pide a la entidad que representa a los náuticos que no afloje en su defensa de la náutica de recreo. "Están haciendo un trabajo excelente, y de la manera que hay que hacerlo. Esperemos que otros sigan el ejemplo".

Cuando lo exclusivo satura

El Mónaco Yacht Show ha dejado de ser una selecta exhibición de yates para transformarse en un escaparate del lujo mal entendido donde lo mejor es definido por lo más grande y lo más caro.

Y dale con el gran negocio de los puertos

¿Por qué los 13 puertos de gestión directa, casi todos con lista de espera, pierden cinco millones de euros al año?

Más vale prevenir

La industria náutica de Baleares no está de fiesta, pero sí contenta. Después de años de sobrevivir como se podía y gracias a mucho esfuerzo las cosas van funcionando.

Sobre quejas y placeres

No saber apreciar lo que tenemos es una característica de la parte tonta del ser humano, mucho más arraigada en occidente que en oriente.

La muerte de un tripulante de superyate que nadie quiere contar

Se llamaba Jacob Nicol y cayó al agua el 3 de mayo de 2015 mientras limpiaba una banda del yate Kibo. Fue rescatado del fondo del mar. Falleció en Inglaterra el pasado 7 de junio tras pasar por varios centros neurológicos. Se encontraba en estado vegetativo desde el accidente.

Cómo planificar y gestionar una marina sin morir en el intento (y III)

La importancia de contar con buenos marineros que sepan tratar al cliente con cortesía y hospitalidad. Último capítulo de la serie sobre gestión y problemática en los puertos deportivos.

Cómo planificar y gestionar una marina sin morir en el intento (II)

Segundo capítulo de la serie sobre la administración de puertos deportivos privados en suelo público: "Los años fáciles en los que se construía una marina y se esperaba a que se llenara son historia"

Cómo planificar y gestionar una marina sin morir en el intento (I)

En este primero capítulo de una serie de tres sobre la administración de puertos deportivos privados en suelo público, el experto en marinas Oscar Siches advierte de que Baleares está empezando a pagar las consecuencias de ser uno de los destinos náuticos más caros de España

El cliente de superyates es rico, pero no se le puede tomar el pelo

El negocio del mundo de los puertos deportivo todavía no está organizado como debería ser. Al día de hoy no hay una base de datos completa y global de puertos deportivos y clubes náuticos.