MENSAJES EN BOTELLAS

OSCAR SICHES

Navego desde los 6 años. Soy graduado del Liceo Naval en Argentina. Participé en cuantiosas regatas locales y algunas internacionales, y entre los 18 y los 29 años instalé circuitos eléctricos, reparé motores y monté neveras y congeladores en yates. Conozco bien el Mediterraneo. Fui gerente técnico de Sunseeker Alemania en Port Adriano hasta el 2000. En 2001 comenzó mi etapa de puertos deportivos como socio gerente del Pantalán del Mediterraneo y luego, en 2011, el Moll Vell.

Vito Dumas, solitario capitán

(A Ricardo Cufré, liceano, erudito y muy querido amigo).

Vito Dumas. Argentino del montón, de un país que había sido grande y comenzaba a decaer. Murió de un derrame cerebral después de una vida de excesos físicos cometidos en las etapas anteriores de su vida que lo habían llevado a ser una leyenda en casa y afuera.

Había batido el récord mundial de permanencia en el agua (nadador de fondo), había boxeado en el club Gimnasia y Esgrima, había navegado Archachon-Buenos Aires a principio de los años 30 en un velero de 15 metros diseñado para regatas de día, y que había comprado con el dinero que llevaba para cruzar a nado el Canal de la Mancha.

El dinero no alcanzó (esa es la historia oficial). Sin embargo, Vito decidió no seguir con el desafío cuando se enteró de que una inglesa lo había conseguido poco tiempo antes. “Ser segundo es lo mismo que ser último”, dijo. Y para colmo de males, ser segundo de una mujer: inaceptable para un porteño de esa época. Vito Dumas decidió no volver a su patria con las manos vacías y hacerlo de una manera especial: navegando en una embarcación deportiva.  Consiguió a “le You”, antes “Titave II” en un astillero, propiedad de Mr. Bossuet, en el que estaba a punto de ser desguazada (según Mr. Bossuet, me iba a calentar los pies desde la estufa).  Se le hacen unas reparaciones básicas para aguantar semejante viaje, y la rebautiza LEHG, iniciales de un amor que duró 20 años llevado con una discreción extrema dada la alcurnia de la dama en cuestión.

Cambiarle el nombre a un barco trae mala suerte, y seguro que Vito lo sabía. Cuando la botan la hace bendecir por el párroco de St. Ferdinand, la iglesia cercana, rociándola con agua bendita mediante unas ramitas de olivo. Zarpó con ganas y poca cosa más.  Mr. Bossuet, desde la costa, le comentó a su hijo: mañana habrá madera en la arena, dicho local descriptivo de los accidentes usuales al intentar negociar la barra fuera del puerto.  Hizo escala en Vigo, Agadir, Canarias, Mostardas (donde dormido varó y embarrancó en la playa, y tardó más de un mes en reflotarlo), Rio Grande y Montevideo y al llegar a Buenos Aires le esperaba un gentío que lo llevó 300 metros en andas, en uno de esos exabruptos de pasión patriótica, hormonas que fluyen y memoria corta.

Vito era alguien del montón que había eclipsado la hazaña similar que, con el “Ingrid”, cuatro miembros de la clase alta porteña habían logrado unos meses antes.  Del “Ingrid” se hablaba en el Yacht Club Argentino, del “Lehg” en todo el país. Vito era la personificación del argentino medio que había conseguido una proeza, algo imperdonable para la división de clases. Se le gestó una leyenda negra de “mufa” y “yeta” (portador de la mala suerte).  Entretanto, la noticia de su logro llega a Europa y su nombre se hace habitual en clubes, asociaciones, pubs, astilleros y aficionados. Vito Dumas dona el Lehg al Museo de Lujan, con excepción del palo mayor, que sería usado como palo del Lehg II.  Germán Frers padre (Don Germán), en su astillero del puerto de frutos de Tigre, le había dicho que reparar el Lehg no tenía sentido.

Un excelente navegante noruego, Al Hansen, llega a buenos Aires en 1934 y se junta varias veces con Vito para comparar vivencias de solitario. Sorprendido por los conocimientos del argentino y su generosidad al compartirlos, le regala su cronómetro de a bordo, un Solvil, marca suiza creada por Paul Ditisheim, de familia de relojeros de siempre, todavía existente. Para ser cronómetro marino, un reloj debía poder dar la hora con una precisión que permitiera calcular una longitud con una precisión de más de un tercio de grado (un error de no mas de cinco segundos en tres meses), regla que habían impuesto los ingleses (Longitude Board o Junta de Longitud) en 1714. Desde 1924, sintonizando la onda larga de la BBC, se podían escuchar los tonos horarios (6) al dar cada hora, y verificar el buen funcionamiento del cronómetro o reloj de a bordo. Vito no podía hacerlo porque no disponía de radio.

Este cronómetro Solvil está todavía en posesión de la familia de Vito Dumas, en Buenos Aires.  Al Hansen pondría rumbo al Sur, sería el primer navegante cruzando el cabo de Hornos al revés (de E a O) y zozobraría en la costa chilena de Chiloé, muriendo allí.

Vito quería volver a estar solo en la mar, y le pidió a Manuel Campos, diseñador de bellezas cuya diferencia con Sorolla, Monet o Turner era que las suyas eran tridimensionales y flotaban, que le creara un velero con el que pudiera circunnavegar la Tierra. Nació el Lehg II, 9,55 metros de eslora, doble proa y quilla larga para la estabilidad de rumbo (cosa que le permitía amarrar la caña de timón e irse a dormir), exterior de la cabina terminada con lona pintada, sistema infalible para la estanqueidad (y que yo utilicé todavía en los años 70, en el Tigre Sailing Club). El palo mayor es del Lehg original, el del viaje desde Arcachon. Vito, habiendo probado el Lehg II en varios viajes a Brasil, llega a la conclusión, después de una vuelta de campana durante una tormenta cerca de Punta del Este, que el barco era bueno.

Se queda sin dinero y vende el Lehg II a un amigo con la condición de poder recomprarlo en el futuro por el mismo precio, dedicándose durante unos 6 años a explotar una pequeña granja agrícola. Lo recompra, lo prepara, y a mediados de la segunda guerra decide circunnavegar de oeste a este a través de los 40 bramadores “para enseñar a la juventud que hay valores más allá del dinero y lo material”. Temía que lo pudieran confundir con un barco espía, y decidió entonces no colocar motor, ni baterías, ni radio. Cargó 400 botellas de leche esterilizada, 200 litros de kerosene para cocina y luz, y unos 200 kilos de chocolate, carne seca, galletas y otros alimentos no perecederos, la lluvia se ocuparía de ir llenando el depósito de 400 litros de agua cuando fuera vaciándose. Antes de zarpar, un amigo le preguntó cuánto dinero llevaba y ante la evidencia de los 10 escasos pesos, le dio 10 libras esterlinas. Vito le agradeció, comentándole: “¿Y dónde querés que las gaste mientras navego?”

Los guardacostas (prefectura naval) no le permitieron hacer el rol para circunnavegar porque Vito no tenía ninguna licencia de navegante, ni siquiera un Pilotín, con lo que hizo rol a Montevideo, y allí consiguió que le despacharan a Ciudad del Cabo. Tenía una uña infectada cuando zarpó, que se transformo en una inflamación del brazo derecho a punto de gangrena.  Una semana después, mientras atravesaba el Atlántico, decidió cortárselo. Su egolatría estaba pasando factura, ni era invencible ni era todopoderoso. Una noche, mientras dormía, el brazo supuró y por la mañana comenzó a sanar. En medio del Atlántico, al abrir una lata de galletas, encuentra una nota del tendero que las había suplido, deseándole mucha suerte en su aventura y manifestando su orgullo de haber podido contribuir a ella, lo que le quiebra el alma y le hace llorar abiertamente ante mar, nubes y cielo como testigos. 

El peor momento del viaje fue la calma de varios días cerca de Tasmania, donde se “sentía morir” ya que esa tranquilidad absoluta le daba la impresión de ser la Muerte al acecho. En la tormenta, decía Vito, “se lucha, hay vida”. Su viaje duró 15 meses, se le recibió nuevamente como a un héroe. Posteriormente el general Perón, político cañero de la época con ganas de presidencia, le otorgó todo tipo de homenajes incluyendo en 1949 el grado (máximo posible) de Teniente de Navío de la Reserva Naval Principal, más para mosquear a la Armada, sus naturales enemigos políticos, que por otra cosa. Mucha foto de uniforme con autoridades e incrementando su muy inocente popularidad, lo que tuvo el efecto de cólico renal y dolor de muelas al mismo tiempo en la elite porteña. Perón creó y le dio a dirigir una escuela de náutica, y los maestros Francisco Canaro y  Carlos Di Sarli  le dedican la marcha “Vito Dumas” y el tango  “El navegante”, respectivamente. Unos años después, Vito se hizo de nuevo a la mar rumbo a Nueva York nuevamente a bordo del “Lehg II”.

Cuando llegó cerca de Manhattan se encontró con una actitud muy fría por razones diplomáticas, ya que el embajador de USA en Argentina había intentado, sin lograrlo, que Perón no ganara las elecciones por ser germanófilo y haber sido entrenado por Mussolini en Italia años atrás (aunque hay otras versione pero todavía no bien fundamentadas). Sin llegar a recalar, Vito puso rumbo a Cabo Verde y poco antes de llegar cayó hacia el Sur, para Volver a Buenos Aires. Perdió 20 kilos y casi muere por malnutrición y beber agua de mar. Volvió a intentarlo y lo logra con el “Sirio .  de 7 metros x 2,20 de manga. Cuando llegó de vuelta a Buenos Aires (el Sirio se vendió en Nueva York), acababa de producirse el golpe de estado de 1955 que derrocó a Perón.  En argentina existían dos posiciones: peronista (partido prohibido) o antiperonista (también llamados gorilas), cuyo liderazgo ostentaba la Armada. Nadie lo llevó en andas y como enemigo del régimen por haber aceptado homenajes de Peron, la suerte de Vito estaba echada: era un paria. Recuerdo claramente dos cosas: cuando se me ordenó, en el Liceo Naval 1967-1971, no pronunciar el nombre maldito, y que uno de mis tripulantes porteños aquí en Mallorca, cuando se mencionaba a Vito se tocaba el huevo derecho con la mano izquierda, conjuro heredado de los italianos para alejar la mala suerte.

Vito Dumas fue nadador, fotógrafo, ajedrecista, boxeador, pintor y aviador, y destacó en todo. Bernard Motessier y Francis Chichester recurrían a sus relatos para correr tormentas por la aleta durante sus viajes en solitario 30 años después del viaje del Lehg II.

Fue un “navegante natural” sin estudios ni experiencia previa. Su lado egocéntrico le llevó a practicar deportes y actividades en solitario, y a decidir que la navegación primaba sobre su vida familiar. La única excepción conocida fue la Sra. LEHG. También fue extremadamente generoso toda su vida, una vez un admirador le regaló una casa, que Vito vendió inmediatamente, comprándose un Packard 1947 y repartiendo lo que quedaba entre sus amigos menos favorecidos. Le gustaba la buena vida cuando estaba en tierra, su bebida preferida era el champagne.

En los 80 se comenzó a recuperar la verdadera historia gracias a la biografía “Vito Dumas – Testimonios de la Leyenda” escrita por Ricardo Cufré y Roberto Alonso. El 30 de septiembre de 2000 sus restos fueron transportados del Cementerio de Olivos al Panteón Naval del Cementerio de la Chacarita, en Buenos Aires, un tímido y vergonzoso reconocimiento póstumo de sus hazañas deportivas.

Sólo hicieron falta 50.835 millas y 57 años para que la Armada Argentina le perdonara haber sido el mejor navegante solitario que existió. Teniendo en cuenta que el Vaticano tardó 359 años en levantarle la excomunión a Galileo, la Armada  ha sido bastante discreta.


Notas interesantes:

Sirio era el nombre de su perro fox terrier.

El "Sirio" fue quemado por su dueño en Nueva York para no seguir pagando el costo del varadero.

El "Sirio II" se encuentra en un estado impecable en el Club Náutico Mar del Plata.

El "Lehg" se exhibe en el Museo de Luján, a unos 70 kilómetros de Buenos Aires.

El "Lehg II", abandonado por la Armada, fue rescatado y reconstruido por Carlos Perdomo, a quien Astilleros de Mallorca le fabricó la goleta de 64m Jessica, en 1984. Perdomo se hizo cargo de todos los gastos de reparación y luego lo donó al Museo Naval del Tigre.

Vito Dumas no nombra a su hijo ni a su esposa en ninguno de sus libros. Se acerca a su hijo una vez que había dejado de navegar y establece la relación hasta ese momento inexistente.

L.E.H.G., su amor de 20 años y muchas veces mecenas, le pide a Vito que deje de navegar. Vito hace oídos sordos. L.E.H.G. le quema parte de sus pertenencias como venganza. Fue el final de la relación.

El emperador navegante

Guillermo II no hizo nada bien en su vida, salvo disfrutar sus yates

APB: la apología de la inmoralidad

Homenajean a funcionarios condenados y a ex altos cargos imputados mientras se pierden instituciones como el RCNP y Mallorca entera hace mutis por el foro. Un espectáculo lamentable.

Thomas Lipton, el mejor perdedor de la historia de la vela

Nacido pobre en los suburbios de Glasgow, el magnate del té acabó codeándose con la realeza. Intentó ganar la Copa América cinco veces, pero no lo consiguió. Los americanos lo adoraban por su buen perder.

Achicando la sentina

La mayor parte del norte de Europa comparte tradición náutica, pero la tendencia se desvanece cuando vamos al sur hacia el Mediterráneo

Un cronista aficionado

El día que me deje comprar, mi credibilidad desaparecerá

Concesiones

La APB obtiene un pastón sin hacer nada, ni siquiera las obras

Sin cambios en la APB

La avidez que España demuestra en no adaptarse al presente repercute fácilmente en la náutica: tenemos hábiles políticos y funcionarios dedicados a la interpretación de las leyes para su propia conveniencia

Meridiano cero

Los franceses, muy suyos, habían estado reimprimiendo cartas basadas en el meridiano de París hasta después de la Segunda guerra mundial, 63 años después de la adopción del meridiano de Greenwich

El geógrafo y la ingeniera

«Dejen de equivocarse, escuchen a los que saben de mar y posidonia»

Quid pro quo (y II)

Es necesario cooperar entre los diferentes actores del sector náutico para tener una representación que la administración no pueda ignorar

Quid pro quo

Somos maestros en evitar las obligaciones, sin darnos cuenta de que sólo si las cumplimos son posibles, como contrapartida, los derechos que tanto llevamos en la boca

Incongruencias

Suspender la construcción de nuevos puertos deportivos no me parece mal, aunque sería muchísimo más acertado planificarla utilizando los conocimientos de nautas, ingenierías y expertos en sostenibilidad.

El primo del aduanero

"No era alto, pero el descuido en el uniforme, su gran barriga y esa mirada desde detrás de la papada mal afeitada, imponía respeto a sus inmediatas decisiones y cómo nos afectarían..."

Perdiendo calidad

Un varadero donde cantidad de pequeñas empresas hormigueen alrededor de un yate de gran eslora es un modelo que no funciona

Una agonía evitable

Francesc Antich es un Quijote político-administrativo que se deja llevar por el miedo de su falta de conocimiento y no se detiene a pensar en las consecuencias de sus acciones

Miquel, el patriarca

Coincidí con Miquel Suñer en varias reuniones, y en una donde me había expresado vehementemente, se me acerca y me suelta: «Oscar, eres buena persona, pero el buen mallorquín escucha y no abre la boca»

Nirvana de molusco

Pep tiene a mano una grúa de madera con una cuerda de mejillones y otra de ostras. Los alza, nos muestra, nos hace tocar. A mí ya me parece estar con Cousteau.

Morir por la boca

El conseller Mir dice que Baleares es el único lugar en el mundo donde hay planes de protección de la Posidonia:  será en su mundo pequeño.

Navegando el Camino de Santiago

Una experiencia muy recomendable para conocer Galicia desde el mar y disfrutar de sus encantadoras costas y del calor de sus gentes. Los gallegos te tiran su alma por la cabeza.

El jefe Yoruba

Se le mostró el plano de la instalación y moviendo su cabeza de lado a lado dio instrucciones para que el WC de su cabina y el de la de sus hijas fuera conectado a un depósito privado

Las boyas

Hay sistemas de amarrar líneas de fondeo que prescinden del hormigón y son inocuos para el medio marino. ¿Lo saben nuestros políticos?

Innovación y burocracia

"De repente, decenas de toneladas de basura de un crucero eran lo mismo que 20 bolsas de residuos urbanos"

Pasado y presente de las delaciones

El cartelito de Medio Ambiente es la adaptación perfecta de las prácticas medieval-modernas para despertar el morbo de la masa y hacer que nos matemos los unos a los otros

Sobrasada y caviar

Era muy difícil superar el nivel de riqueza y lujo del que participábamos y, sin embargo, lo que más apreciaban nuestros invitados eran el trato, lo singular y lo auténtico. Se habían subido a un yate para disfrutar del mar y de la mutua compañía mientras celebraban un negocio.

Salón náutico: toda Europa nos está mirando

Y dependiendo de cómo nos vaya se adoptarán medidas que afecten a otras ferias y a la industria náutica

El legionario de Nueva Kourou

A mis 25 años, lo único que me interesaba era poder hacer ese viaje que prometía millas, aventura y experiencias. 

Hemingway, el canario y el mar

Gregorio Fuentes, natural de Lanzarote y futuro patrón del Pilar, nunca pudo disfrutar del personaje que inspiró en la novela El viejo y el mar: no sabía leer

La danza macabra de la APB

Las claves internas por las que de repente la APB pone en duda el derecho del RCNP a renovar su concesión. No son nuevas: responden a un patrón que el autor de este artículo, antiguo gestor portuario, conoce muy bien.

Los fondeos y el mal de Corfú

No es bueno actuar por política sin un razonamiento lógico. Las soluciones existen y todos, especialmente los nautas, estamos a favor de proteger el medioambiente marino.

No aflojemos

Observo que el sector náutico es un ejemplo a escala de lo bueno que nos deja el virus: esa capacidad de sobreponerse, de tirar para adelante, de sentirse unidos...

Autoridad Portuaria, concesiones y ética

Tras invertir 2,5 millones, cuando solicitaron la conexión de los transformadores ya instalados, Endesa les informó de que no era posible, que no podían abrir las calles de media ciudad para disfrute de unos pocos. Y la APB lo sabía.

Un favor envenenado

Francesc Antich tomará la presidencia de la APB y sólo firmará o autorizará lo que le diga Armengol. Irá a algunas reuniones de Puertos del Estado en Madrid, donde se mimetizará con las cómodas butacas de la sala de juntas. Dentro de tres años todavía no sabrá diferenciar un muelle de un rompeolas.

Astronómica

La navegación clásica nos permite ser un Robinson Crusoe en nuestro propio barco, depender de poco o casi nada

Caso APB: tristeza y vergüenza ajena

Radiografía del funcionamiento de la Autoridad Portuaria de Baleares

¡Se hunde! A ver si cuela

El peligro de hundimiento debe determinarlo un perito, no quien contrata los servicios o los provee, y en el caso del Super Servant 4 no había riesgo de vidas humanas porque toda la tripulación había desembarcado en perfecto estado de salud.

Anticlímax y catarsis

Mucha gente nos necesita, y pequeños actos de solidaridad significarán enormes diferencias para ellos

Un marinero experto en setas

El autor rememora su primer cruce del Atlántico en 1983 acompañado de un belga con "algo de experiencia"

Navegar: ciencia y arte

La ciencia se puede aprender, el arte sólo puede percibirse, envidiarse y respetarse

Liderazgo

Para esta gente, el liderazgo es algo asociado con grandes nombres del pasado, y hoy, completamente desconocido

La náutica después del coronavirus

Siete propuestas para volver a la normalidad tras el impacto global más duro de los tiempos modernos

El idioma de las nubes

Las nubes le hablan al navegante. Y le hablan en tiempo real, porque cuando vemos una nube densa, no muy alta con los cantos muy suaves, pero bien definidos como si fuera una escultura de vidrio ahumado, sabemos que viene viento fuerte

La gripe y el miedo

Lo que debemos hacer es aprender de esta situación de vulnerabilidad extrema y corregir para el futuro los factores que la han creado

Los Bajos del Temor

El autor recupera y recompone a su manera la leyenda de la sanguinaria pirata conocida como La Malparida, estacada en el Delta del Parana y devenida en espectro vengador

Lamentable e imperdonable: un drama contemporáneo en dos actos

El autor analiza la polémica tasa a las empresas de reparación de barcos impuesta por Puertos del Estado: "Hace que los inversores o yates de charter no quieran venir a España a sufrir la inseguridad jurídica que ya conocemos"

El narcotilus gallego

El artefacto detectado con 3.000 kilos de cocaína no era un submarino, sino un sumergible, lo cual lleva al autor recordar la historia de estas embarcaciones y a conjeturar sobre lo que supone navegar con una de ellas desde Colombia hasta Galicia

Encender a las masas con pecados inexistentes

El autor se pregunta: "¿Por qué razón la Copa del Rey no puede generar dinero si el club está obligado a gestionarse como una empresa para pagar canónes, personal y proveedores?" Y percibe "mala leche inyectada por algún experto en difundir lo que da de comer a Emaya"

Una mano de rizos

«En tierra deberíamos saber prepararnos para capear lo que sea»

Crecer lo justo

Repaso a la evolución de la náutica balear desde 1984 hasta nuestros días, etapa en la que la población de Palma ha crecido un 30% y se ha doblado el número de amarres

Perder el Reino (Unido)

 Los yates de bandera inglesa deberán salir de aguas comunitarias cada 18 meses, y volver a entrar por un nuevo período. Las embarcaciones, repuestos y accesorios fabricados en GB pagarán aranceles aduaneros al entrar en la UE, y los trabajadores y tripulantes británicos deberán regularizar su situación

Barcelona-Palma

En 40 años hemos pasado de ser casi druidas, virtualmente autosuficientes cuando navegábamos, a depender de la tecnología, de esa falsa seguridad que suplanta la experiencia y el sexto sentido, de saber interpretar una luz ocasionalmente bajo el horizonte a depender del ajuste automático de un AIS

Tacones de vértigo en los muelles de Mónaco

Moda, acrobacias, aire cargado de hormonas comerciales y mucha testosterona en el MYS 2019

Perder el tiempo en sandeces

El autor sale en defensa de Alcudiamar, considera que Més al menos cerró las playas por vertidos y censura la campaña contra Rafa Nadal a cuenta del amarre para su nuevo barco

¿Por qué los ferris y cruceros no pueden conectarse a la red eléctrica en Mallorca?

El autor explica las variadas razones por las que no es viable el sistema "cold ironing" en la Isla

El gurú mundial de los cruceros admite que las quejas por saturación son una «asignatura pendiente»

Tom Boardley, secretario general de la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA), reconoce en el Foro de Turismo Marítimo de Atenas que la industria debe afrontar el creciente malestar que la llegada masiva de cruceristas provoca en diferentes destinos

Lágrimas de cocodrilo

El autor advierte del peligro de ahuyentar al turista náutico de calidad por el trato que se le dispensa en los fondeaderos de Baleares

¿Sale a cuenta delinquir?

Una vez, mientras todavía creía en las instituciones, coincidí con el tan duramente multado, pobrecillo, Ángel Matías en la entrada del Salón Náutico de Palma.

La Copa América debió ser inglesa

Es el evento deportivo activo más antiguo que se conoce. La primera regata se corrió en 1851 y también es el desafío que se ha mantenido ininterrumpidamente durante más tiempo en manos de un ganador (132 años). Hoy les contaré la historia de la regata que dio origen a la Copa América.

Genes y viento franco

La tradición de los Frers como diseñadores de barcos tiene más que ver con la genética que con estudios y diplomas.

Charlie Barr, el gran pequeño patrón

Nacido en 1886, ganador de la America`s Cup de 1899 y 1901, aún es reconocido como el mejor skipper de todos los tiempos

Herreshoff, el maestro ciego

John quedó ciego a los 15 años, pero aún así a los 18 aceptó el pedido de diseñar y construir un velero. Su capacidad de trabajo y agilidad mental es legendaria: había hecho crecer la empresa de 30 a 400 trabajadores y llevaba mentalmente los cálculos de los presupuestos de cada barco

Haz lo que yo diga...

A todos nos ha pasado, y la mayoría lo recordamos muy bien: una persona mayor hace o dice algo, nos parece curioso o nos hace gracia, lo imitamos, y nos comemos semejante bronca verbal y a veces un soplamocos (hoy se considera delito) y la frase corta, clara, definitiva: haz lo que yo diga, no lo que yo haga. Ni se nos ocurría discutir esa reacción de un mayor: los mayores eran los poseedores de las verdades universales. Punto.

La clepsidra que se secaba

Está claro que algo que España puede exportar con éxito es la comprobación y certeza de que la democracia, tal cual se aplica ahora, no funciona.

¿Qué es la ISO?

El 5 de junio se presentó, en la sede de la Autoridad Portuaria de Baleares, la Norma Española ISO-UNE 13687 de Puertos Deportivos, que consiste en especificar los requisitos a cumplir en los tres niveles de servicio: básico, intermedio y alto, desde el punto de vista turístico.

Causa y efecto

La semana pasada, sentado en un bar de plaza Santa Eulalia observando a locales y visitantes disfrutar de Palma en un día precioso, leía en la portada de Ultima Hora el grito desgarrador de nuestros gobernantes informando que ya en abril había congestiones de tráfico, cuando lo normal era que comenzaran en mayo. Hoy más de lo mismo con el movimiento de pasajeros en el aeropuerto.

Dinosaurios e Internet

Voy a discutir algo que afecta a la industria náutica de todo el mundo, desde el diseñador hasta el usuario. Tradicionalmente, cuando un ser humano ha llegado a una posición sobresaliente, la defiende y se aferra a ella como un gato al respaldo del sofá.

El Palma Boat Show a vuelo de Ícaro

La mitología griega es quizás la más conocida en Occidente porque los helenos supieron hacer un marketing que perdurara.

La evolución, los franceses e Ibiza

En Francia hay 40 marinas que se gestionan por sociedades de economía mixta, donde el 51% del capital es del sector público, un modelo que ya se ha propuesto en Ibiza

Posidonia: el ejemplo de Manacor

Se me ocurre que en las sociedades occidentales de hoy, la memoria selectiva debería ser considerada altamente nociva.

El ejemplo de la Asociación de Clubs Náuticos de Baleares

El autor pide a la entidad que representa a los náuticos que no afloje en su defensa de la náutica de recreo. "Están haciendo un trabajo excelente, y de la manera que hay que hacerlo. Esperemos que otros sigan el ejemplo".

Cuando lo exclusivo satura

El Mónaco Yacht Show ha dejado de ser una selecta exhibición de yates para transformarse en un escaparate del lujo mal entendido donde lo mejor es definido por lo más grande y lo más caro.

Y dale con el gran negocio de los puertos

¿Por qué los 13 puertos de gestión directa, casi todos con lista de espera, pierden cinco millones de euros al año?

Más vale prevenir

La industria náutica de Baleares no está de fiesta, pero sí contenta. Después de años de sobrevivir como se podía y gracias a mucho esfuerzo las cosas van funcionando.

Sobre quejas y placeres

No saber apreciar lo que tenemos es una característica de la parte tonta del ser humano, mucho más arraigada en occidente que en oriente.

La muerte de un tripulante de superyate que nadie quiere contar

Se llamaba Jacob Nicol y cayó al agua el 3 de mayo de 2015 mientras limpiaba una banda del yate Kibo. Fue rescatado del fondo del mar. Falleció en Inglaterra el pasado 7 de junio tras pasar por varios centros neurológicos. Se encontraba en estado vegetativo desde el accidente.

Cómo planificar y gestionar una marina sin morir en el intento (y III)

La importancia de contar con buenos marineros que sepan tratar al cliente con cortesía y hospitalidad. Último capítulo de la serie sobre gestión y problemática en los puertos deportivos.

Cómo planificar y gestionar una marina sin morir en el intento (II)

Segundo capítulo de la serie sobre la administración de puertos deportivos privados en suelo público: "Los años fáciles en los que se construía una marina y se esperaba a que se llenara son historia"

Cómo planificar y gestionar una marina sin morir en el intento (I)

En este primero capítulo de una serie de tres sobre la administración de puertos deportivos privados en suelo público, el experto en marinas Oscar Siches advierte de que Baleares está empezando a pagar las consecuencias de ser uno de los destinos náuticos más caros de España

El cliente de superyates es rico, pero no se le puede tomar el pelo

El negocio del mundo de los puertos deportivo todavía no está organizado como debería ser. Al día de hoy no hay una base de datos completa y global de puertos deportivos y clubes náuticos.