A BABOR Y A ESTRIBOR

BARTOMEU BESTARD

Presidente y CEO de Alcudiamar. Empresario y abogado, cuento con formación superior en Administración y Dirección de Empresas. Llevo más de 40 años, toda mi vida profesional, dedicado a la creación y gestión de infraestructuras náuticas. He presidido la patronal FENIB cuando aglutinaba al sector náutico, y también ANADE representando a marinas y clubes náuticos. Mejor unidos que separados. Me gusta el mar, su gente y su cultura colaborativa, que respeta el criterio independiente para poder opinar a babor o a estribor.

¿Y Alcúdia qué?

El Real Decreto 989/1982, de 14 de mayo, sobre Clasificación de Puertos de Interés General, sólo catalogaba como tales  en Baleares los de Palma, Mahón, Ibiza y Formentera. Ya en el Real Decreto 1547/1988, de 23 de diciembre, Alcúdia empezó a depender de la Junta del Puerto de Palma, que hasta este momento estaba bajo competencia de la Comisión Administrativa de Grupos de Puerto, sin que mediara clasificación de interés general.

Por Real Decreto 333/1990, de 9 de marzo, la Junta del Puerto de Palma pasó a denominarse Junta de Puertos del Estado en Baleares y se convirtió, por medio de la Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante (Ley 27/1992, de 24 de noviembre), en la Entidad pública con autonomía de gestión que hoy conocemos  como Autoridad Portuaria de Baleares (APB).

El Real Decreto legislativo 2/2011 de 5 de septiembre por el que se aprobó el texto refundido de la Ley de puertos del Estado y de la marina mercante incluyó el puerto de Alcúdia en la lista de puertos de interés general y, por lo tanto y de acuerdo con el artículo 149.1.20.a de la Constitución Española, competencia exclusiva de la Administración del Estado. 

En el puerto de Alcúdia siempre se han localizado como tráfico principal las operaciones portuarias menos amables de graneles y mercancías –véase carbón, butano, residuos urbanos, cemento– e incluso la entrada de residuos urbanos de otros destinos para ser incinerados en Son Reus. Sin embargo, el puerto de Alcúdia nunca ha estado en el foco de la planificación estratégica de la APB, y menos en inversiones de mantenimiento y mejora de la instalación.

En cuanto a náutica deportiva, el puerto de Alcúdia cuenta con el Puerto Turístico Deportivo de Alcudiamar, ejecutado en su totalidad con inversión privada y a la sazón realizada extramuros de la zona portuaria. Instalación portuaria hecha en aplicación de la Ley de Puertos deportivos de 1969 y autorizada por la Administración Central del Estado, en aquel   momento por Puertos y Costas dependiente del Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo, a través de la demarcación Costas de Balears, si bien posteriormente adscrito a la Autoridad Portuaria de Baleares por mor del Real Decreto 1547/1988, de 23 de diciembre.  Ahora vemos que el puerto de Palma tiene grandes retos a solventar y uno se sorprende cómo no se cae en la cuenta de que Mallorca tiene dos puertos de interés general, uno en Palma, que necesita más espacio para su actividad, y otro en Alcudia, infrautilizado y que podría dar respuesta a las necesidades que se centran en Palma.

La falta total y absoluta de coordinación entre la administración local (Ayuntamiento de Alcúdia) y la administración portuaria ha generado que a fecha de hoy no se disponga de un instrumento esencial de planificación tan necesario como es el caso de la Delimitación de los Espacios y Usos Portuarios (DEUP). Lo anterior conlleva que los operadores y concesionarios del puerto queden «al pairo» frente a la administración municipal y de organizaciones que, como el GOB, aprovechan las ineficiencias administrativas para convertir a los concesionarios en carne de cañón frente a esta misma administración, rigorista con el administrado pero condescendiente consigo misma y su obligación de coordinarse con otras instituciones y de ofrecer seguridad jurídica. 

El puerto de Alcúdia representa una oportunidad para dar respuesta a las necesidades que tiene Mallorca y que no pueden ser resueltas o atendidas en el puerto de Palma de Mallorca. Creo que sería un buen momento para aprovechar las virtualidades del Puerto de Alcúdia en beneficio del interés general al que atienden los puertos del Estado en Baleares. Es hora de que deje de ser el hermano pobre de los puertos de interés general en Baleares.  
 

Feria náutica, un modelo de éxito

El ahora conocido como Boat Show, que tuvo en sus orígenes un espíritu autonómico, se ha convertido en un evento de marcada proyección internacional

Nuevos retos, viejos problemas

La náutica precisa de una alta dosis de simplificación administrativa, que, sumada a la innovación, la tecnología y la sostenibilidad, permita desarrollar su gran potencial

El año que se nos va

A nivel legislativo, lo más destacable fue la modificación de la Ley de Puertos del Estado para que las concesiones portuarias anteriores a1992 puedan beneficiarse del sistema de prórrogas

Las tarifas de los amarres

Lo razonable sería que la APB las liberara los precios. Esto permitiría que los amarres de tamaño más reducido, la conocida náutica social, pudieran disfrutar de tarifas más bajas.

Los retos de Javier Sanz en la APB

Formación, conocimientos, experiencia, templanza, liderazgo y capacidad de gestión son cualidades que se concitan en la persona del nuevo presidente de la APB

La gobernanza de la APB

El Consejo debería estar formado por personas de perfil técnico

Es la hora de la política

La modificación de la Ley de Puertos del Estado para que las concesiones anteriores a 1992 puedan acogerse a prórrogas elimina una discriminación y es paradigma de la importancia de las buenas prácticas legislativas.

El partido náutico

«No es descabellado pensar en la aparición de plataformas electorales en defensa de nuestro sector, como ha ocurrido en Países Bajos con los agricultores»

El mantra de la saturación

El uso de las embarcaciones en Baleares es sumamente estacional, incluso más que el turismo convencional, ya sea residencial u hotelero.

Luego lloraremos...

La administración pública ha logrado llevar al sector del mantenimiento de yates a una guerra fratricida

El imperio de la ideología

¿Por qué está vetada en Alcúdia la reparación industrial de embarcaciones mientras se promueve en el puerto de Palma? ¿Por qué las autoridades medioambientales impulsan el desarrollo de un emisario submarino en la Bahía de Alcúdia? La lista de preguntas ocuparía varios folios.

La innovación en las instalaciones náuticas

La innovación debe ser algo más que un bonito discurso, y solo se alcanza a través de la libertad de empresa y la imaginación de sus gestores.

El REB y el sector náutico

La Ley del Régimen Especial de las Illes Balears. (Ley 30/1998) ya identificaba el sector náutico como clave para el futuro de la economía balear

La hora de la alta política para el sector náutico

La Constitución y el Estatuto de Autonomía contemplan la competencia autonómica de los puertos deportivos, pero la APB necesita los ingresos de este sector para garantizar su independencia financiera.

Los ‘fondos buitre’ del sector náutico

Han aparecido en escena “depredadores” que buscan quedarse con un fondo de comercio que ni les es propio ni han contribuido a crearlo

Alcudiamar, tres décadas de singladura hacia buen puerto (y II)

El objetivo la reforma integral de la instalaciones ha sido conjugar en todo momento el desarrollo del negocio con el cuidado del entorno

Alcudiamar, tres décadas de singladura hacia buen puerto (I)

Hemos mejorado en muchos aspectos, pero siguen latentes muchos de los demonios que atenazan a la sociedad y por ende al desarrollo de nuestro sector

Por una economía azul, sin excusas verdes

La larga tradición de los mestres d’aixa, fabricantes de llauts y embarcaciones hoy se imbrica con la actual industria de la reparación y mantenimiento, conformando un potente sector

La imprescindible seguridad jurídica (y II)

Parece justo y razonable favorecer la continuidad de aquellos concesionarios y gestores que han desarrollado en los puertos potentes infraestructuras turísticas e industriales

La imprescindible seguridad jurídica (I)

Parece claro que algo está fallando en el diseño de las reglas de juego cuando se alcanzan unos niveles de litigiosidad tan elevados: es el momento de repensar el sistema