CON SENTIDO COMÚN

GABRIEL DOLS

He presidido la Asociación de Navegantes (ADN) Mediterráneo durante cuatro años. Antes fui presidente del Club Nàutic S’Arenal (8 años) y formé parte de la Junta Directiva de la Federación Balear de Vela. Soy regatista por "navegación". Abogo por un mar en libertad y al alcance de todos los ciudadanos. No hay mejor motor que el sentido común.

Ports IB: donde hay patrón, manda marinero

El Govern dice dar voz a la ciudadanía, pero sólo tiene oídos para quienes le votan

"Nuestras administraciones no pueden estar siempre a merced de la opinión de un grupo personas que sujetan una pancarta reivindicativa". 

Muchos de ustedes, señores lectores, conocen la inconveniencia que supondría que a bordo, frente a una situación adversa -por fallo mecánico, por malas condiciones metereológicas…- tuviéramos embarcadas tantas opiniones como pasajeros y en lugar de prevalecer la del patrón, una vez oídas las voces que pudieran estar autorizadas para emitir opinión, entráramos a discernir entre todos si seguir, virar o variar 180 grados el rumbo.

Pues algo similar ocurre a bordo del barco de nuestro Govern. El último ejemplo es el Plan General de Ports de les Illes Balears. Podríamos citar otros, como el asunto de la restauración de la dársena de Portocolom, pero nos centraremos en este Plan para no extendernos. Desde el principio, y con buen talante, durante la gestación del mismo, el Govern balear organizó reuniones para buscar el punto más equidistante de todas las distintas sensibilidades a las que influía dicho Plan, y también a las que no influía pero que el temor de nuestros políticos torna en partícipes de cualquier tema.

Entre otras cosas, se solicitó por parte de la administración un estudio de carga de nuestro litoral, pero como el resultado no fue el que se deseaba desde la sombra solicitante, se ha arremetido contra dicho Plan, intentando provocar su naufragio definitivo.

No cabe duda que hay muchos aspectos mejorables -un servidor, sin ir más lejos, ya los ponía de manifiesto en el último artículo que publiqué en este mismo medio-. Pero lo que es merecedor de una reflexión es que el Govern, en lugar de regirse por criterios técnicos o de interés mayoritario, de encabezar proyectos claros y necesarios para la ciudadanía, los trabajadores o las empresas, opte por ser la cola del monstruo de los salvadores de nuestra tierra, de los poseedores de la verdad absoluta.

Nuestras administraciones no pueden estar a merced de la opinión de seis personas que sujetan una pancarta reivindicativa. En el caso que nos ocupa, si calculamos el tiempo y el capital invertido en dicho Plan, no cabe en lógica que ahora se vea en esta situación. De todos es sabido que detrás de estas minorías están los votos que sustentan el Consolat de Mar, pero tal vez esta dinámica no sea la más adecuada, ni la representativa de la mayoría de ciudadanos de nuestra comunidad.

Señores lectores, no se dejen engañar. Sin duda, todo aquel que trabaja es susceptible de errar, y rectificar es de sabios, pero que no les confundan con la cantinela de “dar voz al pueblo, escuchar a la ciudadanía, bla, bla, bla”. El Govern sólo escucha a los que les interesa, sólo tienen orejas para las voces de sus votos, y si no, miren lo que está sucediendo con todo el tema de la posidonia: todo un sector náutico reclamando sentido común, un informe de SEPRONA reforzando sus argumentos, una sentencia judicial en la que un juez pone negro sobre blanco la mutilación normativa del Govern en su Decreto para la conservación de la posidonia, y no pasa absolutamente nada. Por favor, no se dejen engañar, el Govern no rectifica para enmendar errores, si no para intentar no perder la silla. Tan sencillo y claro como esto.

Parece que no vamos al mejor rumbo, y todo porque “donde hay patrón, manda marinero”.

Endavant!

Deberíamos plantearnos respuestas a preguntas tan sencillas como ¿Defiende el Govern la posidonia?

No se dejen confundir

La única duda sobre el daño de los vertidos a nuestras costas, a su fauna y flora, ha venido desde la propia Conselleria de Medi Ambient

Comité de posidonia: cuando el sabio señala la luna, el necio mira el dedo

El órgano creado para la protección de la planta marina sólo tiene dos representantes de la náutica y no ha presentado el informe prometido sobre los vertidos y las desaladoras

Hay vida más allá de la posidonia

El investigador Enric Ballesteros asegura que no es comparable el daño que producen las anclas con la pesca de arrastre. A su juicio, las malas prácticas en el fondeo podrían afectar a los sumo al 0,5% de la posidonia.

Plan General de Puertos de PortsIB: análisis y conclusiones

El autor revisa la nueva normativa autonómica, destaca sus aciertos y errores y ofrece alternativas